Un abrazo puede significar amistad, cariño, dedicación o gratitud. El abrazo es la principal demostración del afecto y ternura, aunque es tan antiguo como la humanidad, tal vez no hemos comprendido la importancia tan grande que implica para el desarrollo emocional y psicológico del ser humano.

Según Kathleen Keating, terapeuta norteamericana y autora de libros tales como “Abrázame”, "Ámame mucho" y “La terapia del abrazo”, dice: "El contacto físico no es solo algo agradable, sino también necesario para nuestro bienestar psicológico, emocional y corporal, y acrecienta la alegría y la salud del individuo y de la sociedad. El abrazo es una forma muy especial de tocar, que hace que uno se acepte mejor a sí mismo y se sienta mejor aceptado por los demás".

El significado del abrazo

Los abrazos pueden darse entre amigos, padres e hijos, novios, esposos o compañeros de trabajo, y no se necesita un lugar específico para darlos. Pueden expresar alegría, fraternidad, cariño, bondad, gratitud, amistad, amor, placer, satisfacción, camaradería, solidaridad, bienvenida, despedida, complicidad, afecto, ternura, paz, aceptación, consuelo, consideración, comunicación, apoyo, simpatía, confianza, seguridad, protección y hasta admiración.

Es tan importante el abrazo para la estabilidad emocional de una persona que, según la doctora Keating, son necesarios “cuatro abrazos diarios para sobrevivir, ocho abrazos diarios para mantenerse y doce para crecer”.

Es una energía poderosa que afecta positivamente a todas las personas involucradas. “Es un anhelo que comienza en la cuna y debe prolongarse toda la vida”, asegura el doctor Ricky Friedel en su “Libro de los Abrazos”.

Los maravillosos beneficios emocionales del abrazo

Emocionalmente, un abrazo calma los nervios, aleja la soledad, reduce la tensión y el estrés, cura el insomnio, derrota el miedo, comunica sentimientos, alivia la ansiedad, fortalece la autoestima, estimula los sentidos, potencia la resiliencia, desbloquea física y emocionalmente, devuelve la alegría, aquieta el alma y se ha comprobado que hasta retarda el envejecimiento y ayuda a dominar el apetito.

Es indispensable y absolutamente necesario para el crecimiento de los niños porque les da estabilidad emocional y les ayuda increíblemente en el desarrollo de una buena autoestima, generando en ellos seguridad y protección, que son necesidades fundamentales del niño, y como padres debemos suplirlas.

Es un maravilloso alimento imperecedero para el alma, porque mientras más se da, más se produce, garantizando nunca escasear. Puede expresar sentimientos que a veces nos cuesta decir con palabras y puede ser aún más elocuente y poderoso. Es además el lenguaje universal por excelencia.

Beneficios físicos del abrazo

El abrazo tiene también maravillosos poderes curativos. El contacto físico terapéutico a través del abrazo, o abrazoterapia, es ahora una herramienta fundamental para curar enfermos gracias a investigaciones científicas que lo han demostrado.

Es usado para reducir el dolor porque genera alteraciones fisiológicas bastantes positivas, mediante la segregación de la hormona llamada oxitocina, también llamada la hormona del apego, ayudando a los pacientes a aumentar las ganas de vivir y por ende a sanar con mayor facilidad; y por si fuera poco, mejora el sistema inmunológico.

Además, el acto de abrazar libera otras hormonas llamadas serotonina y dopamina que actúan como sedantes, produciendo una maravillosa sensación de bienestar, tranquilidad y calma no solamente en el momento de ser abrazado, ya que sus efectos se prolongan mucho tiempo después.

El abrazo del rescate

Según un artículo llamado "El abrazo del rescate", uno de ciertos gemelos prematuros, en su primera semana de vida, tenía algunos problemas de ritmo cardíaco. Según el artículo, cada quien estaba en sus respectivas incubadoras, pero solo de uno se esperaba que sobreviviera.

Una enfermera decidió, aun en contra de las reglas del hospital, ponerlos a ambos en la misma incubadora. Al unirlos, el más sano de los dos puso su brazo sobre su pequeña hermana enferma, "abrazándola". Como por arte de magia, el ritmo del corazón de esta se estabilizó y su temperatura se normalizó, y ambos pequeños sobrevivieron exitosamente.

Clases de abrazos

Existen muchas clases de abrazos, pero todo depende del sentir y de la creatividad de cada cual. Entre los más conocidos tenemos:

  • El abrazo del oso entre un padre y su hijo, donde el más grande envuelve al pequeño.
  • Abrazo oriental, donde ambos se abrazan mutuamente entrelazando los brazos con el cuerpo del otro, y se busca un contacto espiritual.
  • Abrazo de a tres, para padres con hijos o varios amigos. Implica consuelo, felicidad.
  • Abrazo de costado. El brazo de uno se pasa por el hombro o la cintura del otro. Ideal para pasear acompañados, disfrutando del paisaje.
  • Abrazo por la espalda: El abrazante se aproxima desde atrás, le rodea la cintura con los brazos al otro y lo estrecha con suavidad. Es muy dulce y romántico entre parejas, o tierno y afectivo entre un padre y su hijo pequeño.
En definitiva, el abrazo es y siempre será un momento mágico, gratificante e inolvidable entre dos personas, que genera incontables y maravillosos sentimientos y emociones, estrechando y fortaleciendo sus lazos afectivos. Es por eso que un abrazo franco y sincero, permanecerá siempre en el corazón y en la memoria. ¡A derrochar pues abrazos a partir de ahora!