La ignorancia y el descuido hacen que miles de perros vivan en las azoteas, en las puertas de los zaguanes o en las calles. El abandono de animales de compañía en México ha provocado una sobrepoblación de perros y gatos en situación de calle. El control canino a través de la eutanasia que se ha venido realizando desde hace 70 años ha resultado ineficaz, ya que los animales que otrora vivieran en un hogar siguen siendo abandonados y se continúan reproduciendo. La eutanasia ha demostrado no resolver el problema, además de utilizar métodos violentos y crueles.

El abandono de mascotas en México

Gabriela Portilla y Pablo de Alba, fundadores de la Asociación Supercachorros en entrevista para el diario El Universal del 12 de marzo de 2011 Tuvieron dueño 7 de cada 10 perros callejeros, mencionan que: “el 70 % de los perros en situación de calle alguna vez tuvieron hogar”.

Los animales son valorados cuando son pequeños, pero conforme se enferman o se hacen viejos, se van convirtiendo para los dueños egoístas en seres que causan molestias y causantes de problemas. Los animales son seres vivos, no son juguetes que se regalan y que en el verano, cuando llegan las vacaciones representan un estorbo y son abandonados. En las carreteras son dejados a su suerte y en su intento desesperado de acercarse a sus insensibles amos, pueden causar accidentes de tráfico y afectar a terceros. Los animales abandonados buscan aterrorizados a sus dueños irresponsables, en tanto su tristeza da paso a diversas enfermedades al debilitarse su sistema inmune.

La consideración y compasión está ausente en los dueños de mascotas que son incapaces de mantener al animal y lo dejan en la calle, condenado al sufrimiento, al frío, al hambre y la sed. Cuyo destino son las perreras, las enfermedades, los ataques perpetrados por otros perros o por personas violentas, el atropellamiento, la experimentación, ser usados en peleas de perros clandestinas e ilegales, ya sea para el entrenamiento de otros perros o ser usados ellos mismos para pelear.

La problemática de los animales abandonados

En las épocas de vacaciones, antes de ser llevados a pensiones o ser encargados con familiares o amigos, son abandonados, para posteriormente conseguir otros animales que sufrirán el mismo destino. Aunado a que en gran parte de los alojamientos, transportes y restaurantes no se admiten animales de compañía.

Los animales exóticos también son abandonados al no querer o poder proporcionarles los cuidados adecuados. Ellos tratan de sobrevivir, algunas veces afectando al ecosistema y otros mueren ante la incapacidad de sobrevivir a un medio desconocido y hostil.

La venta descontrolada y no regulada de animales de raza, también la compra-venta en la vía pública incrementa el problema, ya que muchos de estos animales terminarán en las calles, al ser puestos en disposición de personas que toman la decisión momentánea de tener al perro sin asumir la responsabilidad y reflexionar sobre los gastos y cuidados que la mascota requiere.

Adopción y esterilización de animales de compañía

Para adoptar a un animal de compañía es necesario tener considerado el espacio que ocupará el animal, la atención, los gastos que genera, su atención veterinaria, alimentación, esparcimiento y esterilización.

La esterilización de animales de compañía, tanto de hembras como de machos es la única alternativa eficaz y ética para controlar la sobrepoblación de perros y gatos en las calles. Esterilizarlos a temprana edad, sin que hayan tenido una camada, ya que no es necesario que procreen para conservar su salud, sino al contrario. La esterilización puede librarlos de algunas enfermedades, tales como la aparición de tumores mamarios, común en perras no esterilizadas y la tercera más común en gatas. Además de prevenir los tumores testiculares en perros que son el segundo padecimiento más común en los de mayor edad.

La eutanasia y los centros antirrabicos

Los gastos de la eutanasia de los animales en situación de calle, pudieran servir para la esterilización a nivel obligatorio de los animales. En lugar de muerte, darles la oportunidad de poder ser adoptados. Mediante la promoción de la adopción de los animales que se encuentran en las calles, en hogares temporales y refugios.

Los centros antirrábicos y de control canino no han solucionado el problema. Según la Secretaría de Salud (SSA) en su publicación del 2001, programa de acción: rabia, rebela que fueron sacrificados 867.384 perros en la década de los ochenta. En 1990 87.749 y en el 2000 283.142. En 2010 fueron capturados 51.334 perros callejeros, de los cuales 49.552 fueron sacrificados en el Distrito Federal. En ocasiones los mismos dueños llevan a las mascotas a los centros para que los sacrifiquen. El programa de donación voluntaria incentiva a los dueños a su irresponsabilidad, al donar a los perros que ya no quieren para su sacrificio, luego consiguen otros animales y cuando se cansan de ellos los llevan de igual forma a practicarles la eutanasia o los abandonan en las calles.

Algunas medidas para solucionar esta problemática serían emplear los recursos financieros administrados a los centros de control canino para realizar la eutanasia a un abordaje del problema más humanitario y ético. Preferentemente dedicarse a la vacunación antirrábica junto con la esterilización gratuita o a bajo costo y obligatoria de perros y gatos machos y hembras en todos los hogares, ya que la mayoría de los animales abandonados tenían un hogar, del cual fueron expulsados. Controlar la compra-venta de animales y promover la adopción de los perros que se encuentran en situación de calle. Así como promover la tenencia responsable de las mascotas.