El bullying es un término cada vez más empleado, aunque no sea reciente su existencia, proviene del idioma holandés y significa acoso, se utiliza para nombrar al acoso que sufren los menores en la escuela. México no es una país exento de este fenómeno y la SEP ha comenzado a llevar a cabo programas para combatirlo.

El término bullying también se refiere a un desequilibrio de fuerzas, donde una agresor intimida a una víctima, hay distintas clases de agresiones que pueden ser de tipo:

  • Verbal: con insultos, apodos o difamaciones.
  • Física: con golpes, rasguños o empujones.
  • Psicológica: haciendo sentir a la víctima insegura.
  • Social: haciendo sentir a la víctima rechazada de un grupo.
El bullying es una realidad que debe erradicarse desde distintos frentes como son: la familia, la escuela y la sociedad, como padres se debe estar muy al pendiente de señales presentes en los pequeños que ayuden a detectar si son víctimas de acoso escolar.

Algunos signos de acoso para preocuparse

  • Cambios bruscos de estado de ánimo, notar al menor deprimido, irritable o angustiado.
  • Cambios en los hábitos alimenticios: comer de más o comer poco.
  • Decir pretextos para no ir a la escuela.
  • Se sienten enfermos constantemente.
  • Quieren cambiarse de escuela.
  • Se vuelven retraídos.
  • Presentan moretones o rasguños.
  • Problemas para conciliar el sueño.

¿Qué causa el bullying?

Entre los factores que pueden causar el bullying están una familia disfuncional o una baja autoestima. Los menores que viven en un núcleo familiar de violencia, abandono o abuso son más propensos a repetir estas conductas con otros menores que ellos consideren más débiles.

También los menores que tienen una autoestima baja pueden sentir la necesidad de reafirmarse, haciendo sentir menos a los demás, a través de insultos o abusos.

La disciplina que propicie la escuela puede ser un factor que favorezca los casos de bullying, es más probable que se den casos de acoso en escuelas donde hay muchos alumnos y un control o vigilancia deficiente.

¿Qué hacer ante el bullying?

Ante cualquier signo que haga pensar que los hijos son víctimas de acoso se debe hablar con el menor y procurar que exprese cómo se siente, así como tratar de entender porque se ha estado comportando así.

En caso de comprobar que si se está cometiendo acoso escolar, se debe acudir inmediatamente a las autoridades escolares para tratar de solucionar el problema, primero con el profesor de grupo y si éste no hace algo al respecto, con la dirección; en caso de no contar con el apoyo de la escuela para ayudar a resolver el conflicto, se debe considerar seriamente cambiar al menor de escuela.

Campañas de vigilancia en México para evitar el acoso escolar

A su vez las escuelas también deben de tratar de disminuir y erradicar el bullying mediante campañas de vigilancia y con clases que fomenten la integración de los alumnos. Es recomendable implementar un sistema de denuncia anónima en el que los estudiantes puedan comunicar sus problemas sin sentir miedo de ser expuestos por expresarse.

En México la SEP implementó un programa de talleres para combatir el bullying en las escuelas, a través de éstos los alumnos pueden expresar como se sienten ante situaciones de acoso escolar mediante títeres.

También hay un número del Gobierno donde se reciben y atienden las quejas de padres y víctimas de bullying en México.

¿Qué no deben hacer los padres ante las situaciones de bullying?

No se debe pedir a los niños que resuelvan solos el problema y mucho menos con violencia, porque esto, lejos de solucionar el problema, puede ocasionar más estrés en los niños o adolescentes y la próxima vez tal vez no quieran platicar el problema con los padres.

Ante todo se debe mantener una comunicación abierta con los hijos para prever estas situaciones; si se les hace sentir que pueden contar con los padres, ellos les tendrán más confianza para compartir sus inquietudes y problemas.