Arnold H.Kegel es el ginecólogo al que se le atribuyen estos ejercicios. En 1952 desarrolló una serie de ejercicios para mujeres creados para mejorar la incontinencia urinaria producida después del parto. Poco después, empezaron a utilizarse para mejorar la calidad de las relaciones sexuales, debido a los beneficios que producía mantener un buen tono muscular en esta zona.

¿Cuáles son estos músculos?

El suelo de la pelvis está formada por un conjunto de músculos, los cuales pueden denominarse: músculos pubococcígeos o PC, músculos elevadores del ano o músculos perineales.

En muchos documentos se habla como si se refirieran a un solo musculo, es decir, se habla del músculo pucbococcígeo o PC, pero hay que tener en cuenta que son un conjunto de ellos.

Estos músculos rodean la uretra, la vagina, el perineo y el ano. Sirven para que el sistema genital y urinario puedan ejercer sus funciones correctamente.

Este conjunto de músculos puede deteriorarse debido a: la edad, el parto, enfermedades urinarias, sobrepeso o simplemente por falta de entrenamiento.

¿Cómo pueden localizarse?

Pueden localizarse teniendo en cuenta el conjunto de músculos que contraemos cuando queremos contener la orina. Para ello, es necesario contener la orina una vez se haya producido, después relajar y dejar salir la orina de nuevo. Una vez identificados los músculos, ya se puede empezar a ejercitarlos.

¿Qué beneficios aporta?

Muchas mujeres pueden tener un mal tono muscular del suelo pélvico debido a múltiples razones. Como el resto de los músculos del cuerpo, el PC debe ejercitarse para mantener sus funciones.

Es normal después del parto, tener que realizar una recuperación de estos músculos, puesto que se quedan en baja forma. En mujeres que no han tenido hijos, también aporta beneficios, puesto que mantener en buena forma estos músculos permite alcanzar mayor placer sexual.

Durante el orgasmo, se produce la contracción de dichos músculos, de manera que los orgasmos pueden sentirse más intensamente cuando estos músculos están en buena forma.

El hecho de sentir control sobre estos músculos implicados en la vida sexual, favorece una actitud positiva para las mujeres que tienen dificultades para alcanzar el orgasmo.

En el caso del hombre, el control sobre estos músculos es beneficioso en caso de eyaculación precoz.

¿Cómo se realizan los ejercicios?

Al principio es necesario realizar algunas sesiones para localizar el conjunto de músculos. Se recomienda “cortar” la orina, para reanudarla después. Los músculos encargados de que la orina salga al exterior, o no salga, son los músculos pubococcígeos.

Una vez localizados, se procederá a realizar los ejercicios de la siguiente forma:

  • Contraer los músculos durante 3 segundos y relajar.
  • Repetir 10 veces.
  • Realizarlo 2 o 3 veces al día durante la primera semana.
  • Mantener una respiración profunda y adecuada al realizar los ejercicios.
  • Durante las siguientes semanas, pueden realizarse los ejercicios 1 o 2 veces al día.
  • Es recomendable realizar los ejercicios de forma periódica.
Existen otras formas de realizar estos ejercicios, una vez se ha identificado el músculo. Una de ellas, es contraer los músculos PC lo más rápido posible, 10 veces seguidas.

Otra forma, es realizar las contracciones como si se quisiera expulsar algo de la vagina o intentar orinar deprisa.

Posibles dificultades

Es posible que al principio se encuentren ciertas dificultades para realizar los ejercicios.

Es común no haber identificado correctamente los músculos, produciéndose en ocasiones, contracciones abdominales, en lugar de pélvicas. Para ello, se puede poner la mano en el abdomen con el fin de identificar si se está ejercitando esta parte de nuestro cuerpo. En el caso de que así sea, los ejercicios se están realizando de forma incorrecta. Se puede volver a identificar el músculo cuando se vaya a orinar.

Otra alternativa es introducirse un dedo en la vagina y realizar las contracciones. Si se nota que el músculo ejerce cierta presión sobre el dedo, los ejercicios se estarán realizando de forma correcta.

¿Quién puede hacer estos ejercicios?

Cualquier persona puede realizar estos ejercicios, hombres y mujeres de cualquier edad.

Se pueden realizar a cualquier hora y momento del día, ya que nadie puede percibir que se están ejercitando estos músculos del cuerpo.