Durante decenas de miles de años que lleva de vida la sociedad sufrió diversos cambios que se muestran en los ámbitos de su estructura, formas de vida, organización y leyes. Las sociedades más antiguas consideraron a la familia como centro de su vida económica, ritual y política. Las técnicas más usadas durante el periodo en el que se desarrollaron algunas sociedades antiguas fueron: asegurar su comida mediante la pesca, caza, y pastoreo. Asimismo tenían sus utensilios y recursos necesarios para poder sobrevivir.

Características

Cabe resaltar que las culturas antiguas fueron instituciones carentes de un fin especial, aunque todas se especializaban en la forma en la cual se adaptaban a su entorno. Entre sus características están: los viejos tenían superioridad (socialmente hablando) sobre los jóvenes; los hombres tenían posiciones sociales superiores a las mujeres; los buenos cazadores y los cultivadores laboriosos gozan de prestigio.

Kar Witt Fogel, historiador y antropólogo francés, señala que las primeras civilizaciones fueron burocráticas y despóticas en respuesta a los requerimientos de la construcción y mantenimiento hidráulicas a gran escala. Esto lo asevera en su teoría referente a los orígenes de las civilizaciones por el regadío la cual recibió muchas críticas por la argumentación exagerada de despotismo.

Tipos de sociedades antiguas

Los tipos en que los historiadores clasificaron a las sociedades antiguas fueron dos, la sociedad tribal igualitaria y la sociedad tribal jerárquica. En la tribal igualitaria las familias, linajes y clanes están vinculadas por el parentesco, matrimonio y la descendencia. En cada dato señalado, el jefe de familia tiene autoridad sobre mujeres e hijos en la esfera doméstica, los ancianos tienen más voz que los jóvenes en asuntos familiares y ningún líder o grupo coordina actividades de un segmento con otro.

En la sociedad tribal jerárquica están impuestas las mismas características, aunque, las personas dependen más unas de las otras, unas familias son súbditos mientras que otras son jefes, los individuos empiezan a especializarse en actividades. Algunos ejemplos de sociedades antiguas son: los indios uró, los gauchos argentinos, los pueblos batúes, el pueblo zulú.

Leyes

Entre sus leyes se puede ver que cuando se cometía alguna infracción, la parte ofendida en un robo se encargaba de recuperar la propiedad perdida, y que cuando se cometía adulterio se acostumbraba que la parte afectada exigiera reparar los daños o se imponía un castigo al infractor.

En las sociedades jerárquicas a diferencia de la igualitaria contaba demasiado el papel que desempeñaba el jefe, pues evitaría que la gente se tomara justicia por su propia mano; esto se daba sin importar el hecho de que el líder no tuviera el papel de juez intermediario.

Las sociedades tribal igualitaria y tribal jerárquica entran dentro del grupo de sociedades preestatales, las cuales se caracterizaron porque el hombre se mostraba individualista y a la vez conformista.

Se resalta que en el ámbito del trabajo este tipo de sociedades antiguas mostraron divisiones simples las cuales se basan en la edad y sexo. En las sociedades preestatales las familias eran estructuralmente idénticas y ampliamente autosuficientes, asimismo las unidades sociales, los clanes y linajes eran prácticamente iguales.

La sociedad ha ido evolucionando en todos aspectos desde las primeras culturas, pero aún hoy en día se pueden encontrar pueblos que al parecer conservan sus costumbres, sin importar el paso de los años e incluso siglos.