La Secretaría de Relaciones Exteriores de México (La Cancillería) difundió hoy un comunicado por el que manifiesta su reconocimiento a la Corte del Distrito Sur del Estado de Indiana por su decisión de suspender en forma definitiva partes de la ley SEA 590 del Estado de Indiana, EE.UU.

Hay un lento proceso de reconocimiento a derechos civiles de indocumentados, desde que algunos estados de EE.UU. han reconocido licencias para conducir para aquellos, el último fue Illinois en febrero de este año, pero ya lo habían hecho Washington y Nueva Jersey.

Estas noticias son alentadoras para los casi treinta millones de mexicanos que viven en EE.UU., se calcula que la mitad de ellos indocumentados.

Indiana, un estado del medio noroeste de EE.UU., ribereño de los grandes lagos, no es el que más proporción de mexicanos tiene, pero las decisiones que se toman desde lo judicial en un estado, repercuten en todos los demás.

Aplicación selectiva de la ley de Indiana

Afirmaron desde la dependencia mexicana que de haberse aplicado esa ley se hubieran vulnerado derechos básicos de los habitantes de nacionalidad mexicana que residen en ese estado y que podría haber significado la aplicación de una normativa discriminatoria.

Se destacó que el fallo suspensivo es un "precedente positivo" que otorga más certidumbre respecto de la aplicación de la normativa consular y del régimen jurídico migratorio de los EE.UU. en general.

La matrícula consular para identificarse

La ley de Indiana cuestionada establece en algunos de sus artículos sanciones que podían llegar al arresto, para los residentes mexicanos que utilicen en forma cotidiana la matrícula consular para identificarse.

Se destaca que la matrícula consular es una documentación oficial que emite el Gobierno de México desde hace muchos años y que tiene elevados parámetros de seguridad; el objetivo del documento es establecer un registro de sus ciudadanos en el exterior. Este tipo de documentos es avalado por la Convención de Viena de 1963 sobre Relaciones Consulares.

Por otra parte, la matrícula consular es exclusiva para ciudadanos de México y está habilitada para que vuelvan a su país y no para viajar a otros países o para llevar a cabo trámites migratorios. Sin embargo es totalmente válido para ser identificados.

Intervención de gobiernos en el proceso

En su momento, el gobierno mexicano se había presentado ante la Corte de Indiana, en carácter de “Amicus Curiae” o “Amigo del Tribunal”, figura que permite presentarse en un proceso sin ser parte del mismo y opinar sobre algún aspecto, de modo tal que el tribunal pueda decidir con mayores herramientas y antecedentes. Esta presentación de México fue acompañada por otros gobiernos latinoamericanos, como Colombia, El Salvador, Guatemala y Brasil. La presentación se hizo en el marco del esfuerzo permanente que deben llevar a cabo los gobiernos para resguardar los derechos de sus ciudadanos, sin que deba tener importancia su situación de residencia en otro país.

En esa presentación ante el tribunal se había advertido sobre la posible inconstitucionalidad de la ley de Indiana, toda vez que conculcaba derechos civiles fundamentales y a la identidad de ciudadanos mexicanos.

Cautelar suspensiva desde junio de 2011

Ya desde el 24 de junio de 2011, la Corte había suspendido en forma preventiva los efectos de algunas disposiciones de la ley, como las que permitían a la Policía arrestar a un inmigrante indocumentado, incluso cuando tuvieran la matrícula consular.

Por fin la jueza de la Corte del distrito Sur de Indiana, Sarah Evans Barker, confirmó la suspensión en forma permanente en su fallo dictado el viernes. Por su parte, otras normas de la ley quedaron vigentes, como la que sanciona a los empleadores estatales que den trabajo a inmigrantes indocumentados.

Fuente: Noticieros Televisa