A la hora de elaborar un programa educativo para niños superdotados o de alta capacidad, existen una serie de estrategias tradicionales a las que podemos atenernos según qué tipo de modelo de programa educativo desarrollemos. En función del nivel de estos alumnos, podríamos poner en funcionamiento adaptaciones curriculares de la materia a sus conocimientos e intereses.

También sería aconsejable poner en marcha un programa de enriquecimiento, fuera y dentro del aula, trabajando en colaboración con otros alumnos de similar capacidad. En ambos casos, daríamos la opción de asistir o participar en estos proyectos a otros alumnos interesados en los temas tratados. La finalidad última sería enriquecer el currículo ordinario, facilitar y fomentar el aprendizaje autónomo del alumno y acelerar parcialmente el aprendizaje, para adecuar el ritmo de estudio en las materias que domina sin forzar otras especialidades.

Orientaciones educativas para niños de alta capacidad

Antes de dar comienzo al planeamiento de las adaptaciones y proyectos a llevar a cabo en la clase, hemos de tener presentes una serie de orientaciones sencillas pero efectivas:

  • Hemos de ver qué es lo que ya saben nuestros alumnos.
  • Hacerles saber nuestro reconocimiento de los conceptos que ya dominan.
  • No hacerles constreñirse en exceso al manual del curso.
  • Hacerles llegar actividades alternativas que les estimulen si ya dominan los trabajos normales del curso.
  • Ver cuáles son sus intereses y enfocar el trabajo hacia ellos.
  • Permitirles cierta flexibilidad en el modo de emplear el tiempo libre.
  • Darles un voto de confianza en cuanto a su forma de aprender.
  • Apasionarles con múltiples opciones.
  • Darles todas las oportunidades posibles para que fijen sus propias metas y evalúen su propio trabajo (Winebrenner, 1992).
Siguiendo estas pautas, pondremos en marcha una serie de actividades dentro del aula ordinaria. Son estas unas actividades relacionadas con el currículo a desarrollar, orientadas a fomentar el trabajo autónomo, y que iremos adaptando a los intereses, motivaciones y potencialidades de nuestros alumnos.

Actividades educativas para niños de alta capacidad

Es imprescindible que las programaciones anuales incorporen, no sólo actividades de ampliación, sino también metodologías específicas “para atender en la clase ordinaria a todos los alumnos, y en particular a aquellos que disponen de altas capacidades intelectuales pero bajo rendimiento, o a aquellos alumnos con muy buen rendimiento pero que no han sido identificados por su alto perfil intelectual” (López Garzón, J.C, 2005). Así, diseñaríamos las actividades para alumnos que superan los objetivos básicos de cada unidad:

  • Siguiendo los modelos facilitados por varias editoriales que las incorporan en sus libros de texto (Anaya, SM,…etc.).
  • Poniendo en práctica el recurso del cloze, esto es, ocultar información en ejercicios y actividades del currículo ordinario, reto para los alumnos con altas capacidades.
  • Preparando los ejercicios y actividades como si fueran juegos tipo crucigramas, sopa de letras, rompecabezas, concursos,..etc., como forma de motivar a estos alumnos.
  • Utilizando actividades generadas por ordenador, recurso que libera al profesor de tiempo para dedicarlo a otros alumnos, así como motivar e incentivar la autonomía de los alumnos de alta capacidad.
  • Utilizando por nuestra parte técnicas de aprender a aprender para explicar un determinado tema, “favoreciendo la asimilación de las habilidades y estrategias que se pretende que alcancen los alumnos para mejorar su rendimiento escolar” (esquemas visuales, bits de inteligencia, mapas conceptuales) y proponiendo a los alumnos la elaboración en el aula de los materiales necesarios para la exposición.
  • Favoreciendo el trabajo en equipo dentro del aula.