Suele decirse que la educación virtual es una modalidad de la educación a distancia y que, a diferencia de esta última, simplemente, se cambió el canal de distribución de la información. Sin embargo, esa es una versión que dista mucho de su verdadero significado.

Cuando se habla de educación a distancia se hace referencia al método de aprendizaje en el que no es necesaria la presencia física de un profesor como lo sería en la modalidad presencial.

En este sentido señala Eyitayo Adekunle: “En comparación con la enseñanza presencial, la educación a distancia es mucho más compleja por cuanto supone la creación y el diseño de materiales para cursos especializados, el uso de diversas formas de tecnología de comunicación y la necesidad de servicios más completos del apoyo al alumno". (En: Educación de adultos y desarrollo, 1999: Pág. 137).

Se trata de un tipo de educación más personalizado que, a diferencia de la modalidad virtual, supone un traslado del método presencial a distancia, en el que los saberes no son transmitidos por un profesor, sino por unos contenidos creados especialmente para que el estudiante aprenda por sí solo en el momento que él decidiera necesario.

Ya no se tiene que ir a una institución educativa, los contenidos son enviados por correspondencia a la casa y devueltos de la misma manera y, esporádicamente, se convoca a los inscritos en el curso para presentar exámenes de evaluación de conocimientos.

Características de la educación virtual

A primera vista, todas esas características parecen referirse también a la educación virtual: distancia, poca interacción, contenidos que enseñan, es personalizada. Son términos iguales pero a la vez muy disímiles en su significado.

Recordemos que en Internet no hay tiempo ni distancia ni lugar, siendo esas sus principales características. Por eso decir que la educación virtual es igual a la educación a distancia, por (valga la redundancia) la distancia, resulta una paradoja.

La razón, señala Diego Mazo, vicerrector del CEIPA: “Yo no creo que haya distancia cuando todos estamos a un clic. Distancia es cuando no hay interacción, no hay comunicación. Pero cuando yo estoy en cualquier parte del mundo y tengo profesores también en cualquier parte del mundo y a mí me están respondiendo casi que inmediatamente y mantengo la comunicación con mi docente, entonces yo no creo que allí haya distancia”.

Respecto a la interacción, es otro mito que opaca el poder de interrelación que tiene la red, en especial en la educación virtual. A menudo se ven personas que en la sociedad, carecen totalmente de vida social; mientras que en la sociedad de la información, se atreven a relacionarse con personas a las que nunca han visto.

Así, en la educación virtual no sólo se pueden interrelacionar entre ellos, profesor y estudiantes, sino también se pueden ver fotos, videos. Pueden conocer sus pensamientos y opiniones, por la interactividad y porque el modelo educativo así lo permite. Esto es lo que se conocería como contacto virtual.

Cuando se dice que los contenidos enseñan, la educación virtual ofrece una vasta red de información que está al alcance de todos. “El contenido es –señala Marcelo Gómez, tutor virtual de Comfama –autónomo en sí mismo, porque tiene todos los elementos necesarios para que la persona aprenda”. Por eso, a un estudiante de este tipo de formación, no se le pide que realice simplemente una búsqueda para luego transcribirla y guardar en su memoria, sino que a partir de allí, aprenda a interpretarla y aplicarla a la vida misma. Por tal motivo es necesaria la presencia de un tutor que guíe ese aprendizaje.

Entonces, continuó Gómez, el papel del tutor virtual no es enseñar, porque el que enseña es el contenido, el contenido tiene todo: la clase y unos ejercicios de aprendizaje. El tutor cambia el rol y se vuelve un facilitador del conocimiento, entonces el objetivo de él no es enseñar que el objetivo es hacer que el alumno aprenda”. Es decir, quien ayuda en el aprendizaje en red, debe indicar a su alumno cómo utilizar y aplicar la información que encuentra, y no a transcribirla.

Otra forma de educación en red

Pero no sólo existe la educación virtual, también está la educación electrónica, conocida como e-learning, cuya metodología es igual a la de la educación a distancia, sólo que en este caso sí cambió el canal de distribución de la información. Es decir, es el mismo método a distancia a través de cualquier medio electrónico: Internet, Intranets, audio, video, red satelital, televisión interactiva, CD, DVD, entre otros.

En suma, cualquier proceso educativo en red, no sólo depende del método pedagógico a utilizar sino que además, de la plataforma que maneje. Así, cada filosofía, cada ambiente o entorno virtual y el servicio o herramienta que esta pueda prestar, es realmente importante en el desarrollo de la educación.