Platón señalaba que los hombres que se dedican a las artes no pueden ser hombres malos. Son hombres con mucha sensibilidad, por tal razón al trabajar en las escuelas con la educación artística ha proyectado resultados académicos satisfactorios en muchos países, en gran parte europeos. En México, es momento de voltear hacia una nueva alternativa en educación, hacia está importante asignatura en las escuelas que ha sido marginada por muchos años, la educación artística.

Tiempos de oro

En la construcción educativa que propuso Vasconcelos, existió una consideración significativa hacia el aprendizaje de las artes, y así surgieron los grupos de danza folclórica escolares, así como los coros y orfeones, los grupos teatrales, los declamadores, en fin muchas actividades que marcaron la época Vasconcelista.

Poco a poco se pierde

Los nuevos programas educativos fueron poco a poco dejando de lado las actividades artísticas, por considerarlas sólo de adiestramiento, y le dieron prioridad a las asignaturas académicas, tal es el caso de las matemáticas y el estudio del español.

La práctica de la educación artística en las escuelas se fue perdiendo y el tiempo que se les dedica apenas ocupa una hora a la semana en el caso de las primarias y apenas dos horas por semana en las secundarias. Tiempo extremadamente insuficiente para lograr buenos resultados, los tiempos siguen dándole prioridad a las materias académicas bajo la premisa de que son las más elementales para el desarrollo intelectual, nada más falso.

Ejemplos de su efectividad

Países como Francia, Inglaterra, Alemania, Suecia, Suiza, Cuba, Venezuela, Austria, Finlandia, además de otros países, llevan en sus programas educativos una importante carga horaria para las actividades dedicadas al arte y ello les ha permitido lograr muy buenos resultados en todas las demás asignaturas.

En que radica el efecto

Primeramente, en estos países se preocupan por el ser humano antes que nada, el estudiante y su entorno, antes inclusive, que los conocimientos en general, situación que no sucede en otros países con problemas de infraestructura, donde las escuelas no están en condiciones óptimas. En segundo lugar, en esos países se conoce perfectamente los alcances cerebrales y se está consciente que se trabajan hemisferios diferentes y, por supuesto, que ambos requieren de atención.

Dos hemisferios cerebrales

Para ello se debe reconocer la importancia de los dos hemisferios cerebrales y sus funciones. Por ejemplo se sabe que el hemisferio izquierdo es el encargado de todas aquellas acciones relacionadas con el razonamiento, la interpretación científica, el lenguaje escrito y otras, mientras que el derecho es el encargado de las habilidades relacionadas con el sentido artístico, la música, y aquellas actividades de la creatividad y la sensibilidad.

El hemisferio derecho

El desarrollo intelectual requiere del apoyo de las actividades relacionadas con el arte, su utilización permite que el desarrollo integral sea más prolífico y con resultados académicos muy avanzados. En otras palabras, la educación artística en las escuelas es tan importante como la más científica de las asignaturas. Para el desarrollo general del intelecto también se necesita utilizar el hemisferio derecho.

Las actividades artísticas

No se necesita ser muy conocedor de las artes para no saber qué hacer teatro, cantar, ejecutar un instrumento musical, ser parte de un coro escolar, pintar, dibujar, crear, son actividades verdaderamente divertidas y agradables que permiten una gimnasia cerebral importante y sensibiliza al estudiante para construir su propia obra y como valor agregado, predispone a las actividades científicas.