Con la brisa húmeda característica del Reino Unido, Edimburgo atrae a más de uno con sus encantadores callejones adoquinados, el centenar de chimeneas en sus alturas de las que toma su mote de "Vieja Chimenea (Auld Reekie)", sus historias de fantasmas y caballeros, la espectacular vista desde el Castillo de Edimburgo en la cima de Castle Rock, donde se alcanzan a ver los cruceros. Sus alrededores son escenarios cinematográficos plagados de curiosos que buscan fotografiar a Nessi, el monstro del Lago Ness, e inspeccionar la punta de la línea rosa del famoso libro de Dan Brown en la Capilla de Rosslyn, que ya han "pasado un poco de moda" por las aventuras de Harry Potter en el Castillo de Alnwick (este tour es de los más solicitados a la llegada a Edimburgo).

Lejos de la fama taquillera de los rincones escoses, Edimburgo como capital conmociona los sentidos entre el eclecticismo de su historia, su propuesta cultural, su tradicional whisky, sus bellos jardines y las boutiques y hoteles contemporáneos de premiados diseños entre los muros de sus leyendas.

Castillo de Edimburgo

William Wallace y el Rey Roberto I Bruce son los dos caballeros imponentes que bajo el lema Memo Me Impune Lacessit (nadie me ofende impunemente), reciben en la poterna de este interesante monumento histórico residencia real del siglo XVI, donde María Estuardo dio a luz a Jacobo I de Inglaterra (Jacobo VI de Escocia).

Entre los grandes pasillos de la fortaleza podrá admirar los bellos vitrales de la pequeña Capilla de Santa Margarita, que se ubica en la Upper Ward (el edificio más antiguo de Edimburgo), construida en el siglo XII por David I en honor a su madre la Reina Margarita.

No se pierda "el cañón de la una" que desde hace 150 años suena en el área norte del castillo, que en un principio era la señal horario para la navegación en el fuerte.

La Royal Mile

Bajando desde el Castillo de Edimburgo las historias y leyendas de la monarquía, los genios, los asesinos y las brujas se tejen sobre esta hermosa avenida de una milla que va pasando por las áreas de Castlehill, Lawnmarket, High Street y Cannongate hasta llegar al Castillo de Hollyrood, castillo de verano y hogar de visitantes para la monarquía.

En Castlehill, encontrará la decorada fuente azul de las brujas (Witches well), en la pared oeste del Tartan Weaving Hill, recordando que aquí eran quemadas las mujeres acusadas de brujería frente al Castillo. La singular historia de la quema de brujas, refiere a que toda mujer acusada debía tener la oportunidad de demostrar su inocencia, por lo que era atada de manos y aventada al Nor'Loch (al norte del castillo), donde si flotaba se descubría su culpabilidad (y era quemada en la hoguera), y si se ahogaba, su vaga inocencia.

¿Le gustan los fantasmas y el Whisky?, en el Scotch Whisky Heritage Centre ubicado también en Castlehill, un simpático fantasma le narrará la historia y elaboración del famoso whisky escocés.

Sobre la Royal Mile en el área de Lawnmarket, encontrará el interesante museo del famoso mercader del siglo XVII Thomas Gladstone: Gladstone´s land, el Writer's Museum (casa de Lady Stair, Makar's Court) con colecciones de los tres grandes de Escocia: Burns, Scott y R.L Stevenson. ¿busca más leyendas?, visite Deacon Brodie's Tavern, pub inspirado en el diácono William Brodie, cuya doble vida inspiró a R.L. Stevenson para tejer la famosa novela El Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Continuando sobre la Royal Mile llegará al área de High Street para admirar la Catedral de St. Giles con su torre de corona, el Parlamento, la Cruz del Mercado (donde se anuncian hasta la fecha las noticias a viva voz). La fotografía turística sin duda es sobre el gran Corazón de Midlothian (donde se recogían impuestos), y las paradas ineludibles son al Museum of Childhood y a la John Knox House.

La historia de Edimburgo se encuentra sobre la Royal Mile en el área de Canongate, en la llamada "casa parlante" que es en realidad el Museo de Edimburgo. Muy cerca de allí se alza el Holyrood Palace, residencia oficial en Escocia de la Familia Real, la cual permite que los aposentos históricos y las ruinas de la abadía estén abiertos al público cuando ellos se encuentran fuera del Palacio.

La tarjeta Edimburgo Pass y el autobús turístico

Hay muchos más lugares interesantes para visitar en Edimburgo,como la National Gallery, el Monumento al escritor Scott revestido con las estatuillas de los personajes de sus novelas y la zona de Grassmarket, famosa por sus antiguedades (y ejecuciones) en la Old Town. Si planea su viaje ahora por los eventos culturales de los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de Londres 2012, planee quedarse por lo menos tres días completos en esta hermosa ciudad romántica. El Edimburgh Pass y el autobús turístico harán que su estadía resulte provechosa con pocas libras.

Resulta bastante cómodo ahorrar un poco de libras y adquirir el Edimburgh Pass, que se vende por uno, dos y hasta tres días en los módulos de atención turística, en la estación del tren, en el aeropuerto y en estanquillos a lo largo de la famosa avenida de tiendas Princess Street. Con este pase podrá entrar a poco más de 30 atracciones turísticas y viajar en el transporte público cuantas veces desee, de manera gratuita e inclusive, obtener descuentos en algunos tours y cafés afiliados.

Otra forma económica de visitar Edimburgo es con las 24 paradas turísticas que realiza por los puntos turísticos de la ciudad el autobús de doble altura que con mapa y grabación multicultural en cada asiento, proporciona una excelente opción para visitar Edimburgo a su paso. Como en otras ciudades del mundo, al comprar el ticket del autobús, podrá subir y bajar cuantas veces desee en el transcurso del día y la noche. Puede adquirir el ticket del autobús en cualquiera de sus paradas o en los módulos de atención turística.