Los Estados miembros de la UE deben endurecer los requisitos de eficiencia energética actuales hasta llegar a "nearly zero energy buildings" según está recogido en la directiva aprobada el 19 de mayo de 2010. En Europa central se viene desarrollando el estándar passivhaus en las últimas décadas. Ahora llega el momento de adecuarlo a cada zona climatológica y convertirlo en realidad.

Estándar Passivhaus. Conceptos generales

En el año 1990 el Dr. Wolfang Feist hizo el primer proyecto de casas pasivas en Alemania, 4 pareados en Darmstadt-Kranichstein, cuyos principios básicos son:

  • Superaislamiento. Valores máximos U muro= 0.15 w/m2K.
  • Eliminación de puentes térmicos. Transmitancia térmica lineal 0,1 w/mk.
  • Control de infiltraciones de aire. Estanqueidad a 50Pa de presión.
  • Ventilación mediante intercambiador de calor de alta eficiencia: rendimiento >80%.Cada hora se renueva aproximadamente un tercio del volumen de aire de los espacios (de acuerdo con la norma EN 15251). La ventilación mecánica permite la recuperación de calor (o frío) del aire renovado mayor del 75%.
  • Optimización de las ganancias solares y del calor interior.
  • Ventanas y puertas de altas prestaciones U vidrio=0,75 w/m2K , U ventana= 0,80w/m2K .
  • Modelización energética. Programa PHPP.
Los objetivos perseguidos son mejorar el confort, eliminar el ruido, eliminar condensaciones y olores y lograr un ahorro energético del 80% con una refrigeración suave.

La idea base es muy simple se trata de que las edificaciones se comporten como termos, principio pasivo, y no como cafeteras, principio activo. Más aislamiento y menos resistencias.

Parámetros obligatorios del estándar casa pasiva

Se ha calculado que en la UE los consumos energéticos de las edificaciones suponen el 40% del total. Una drástica reducción de los mismos sería por tanto fundamental para minorar la demanda de energía de en los países miembros. Se establecen los parámetros:

  • Demanda final de calefacción 15 Kw/m2 y año.
  • Demanda final de refrigeración 15 Kw/m2 y año.
  • .Demanda energía primaria total 120 Kw/m2 y año.
  • Test de presión de hermeticidad del edificio ejecutado in situ.
Basta comparar los datos de consumo de una vivienda de construcción tradicional actual donde los consumos en calefacción solamente alcanzan valores medios de 100 Kw/m2 y año. Es decir siete veces mayores que los establecidos para una Passivhaus.

Consecuencias de la edificación estándar Passivhaus

Los resultados del análisis de las viviendas construidas en Alemania, Austria, Francia, Italia, Japón, USA y alguna en España durante los últimos veinte años son:

  1. Se puede prescindir de los sistemas de calefacción convencionales. En las primeras Passivhaus aún se instalaron, posteriormente han sido eliminados.
  2. Es fiable y mantiene a lo largo de los años sus prestaciones y bajo consumo con los mismos criterios del cálculo inicial.
  3. El nivel de confort supera al de la construcción tradicional.
  4. Es aplicable a cualquier estilo constructivo.
El consumo de energía por la demanda de agua caliente sanitaria (ACS) llega a superar el de las necesidades de calefacción. A su vez es de obligatorio cumplimiento que el 60% de este consumo esté cubierto energías alternativas, habitualmente solar.

En Suiza o Alemania existen "casas de sol" en las que el aporte solar cubre el 100% de la demanda energética. Cabe recordar que estos países no se caracterizan por su alto nivel de radiación solar.

Conclusiones finales

  1. Los edificios de consumo energético casi cero o nulos no son una quimera. Son una realidad a la que los distintos estados miembros de la UE deben enfrentarse para desarrollar la legislación pertinente en el plazo adecuado.
  2. La eficiencia energética que hoy es un valor añadido a la edificación pasa en breve a ser una norma.
  3. Los profesionales del sector tiene que saber adaptarse y en corto espacio de tiempo modificar sus pautas de trabajo. Mejorar la tecnología y los costes de fabricación de los mismos. Se abre un nuevo mercado.
  4. Iniciar una edificación sin plantearse criterios de ahorro de energía en la actualidad conllevará a una devaluación de la vivienda en una década de existencia de la misma.
La sostenibilidad y el desarrollo de energías limpias e inteligentes son irremediablemente el sendero de futuro en la arquitectura e ingeniería. La edificación del futuro, que ya ha llegado, va por nuevos caminos en los que la calidad de vida se instala como valor supremo.