¿Quién no se ha detenido en alguna ocasión ante un cartel que alguien ha colocado en una comunidad de vecinos para denunciar un comportamiento incívico? Drama en el portal es una colección de carteles así, mensajes que evidencian los problemas que siempre perturban la convivencia, la falta de civismo de la gente, la violencia, verbal o no, con la que muchos quieren arreglan sus problemas y los graves problemas de léxico, sintaxis u ortografía que sus autores no tienen ningún rubor en esconder. Son pequeños dramas, sí, pero que El Hematocrítico ve con humor.

Más de cien fotografías

¡Caramba! publica Drama en el portal al precio de 15 euros. El libro, continuación impresa del blog del mismo nombre que el Hematocrítico mantiene en Internet, es exactamente lo que se indica en la contraportada: "Galería de notas vistas en portales y garajes. Notas auténticas. Vecinos auténticos". En total, una colección de 136 fotografías con los más variopintos mensajes, reflejo en sí mismos de la sociedad en la que vivimos e interpretados con una comicidad que alivia en cierta manera la falta de civismo que esconden.

Siendo una recopilación de fotos, el trabajo del Hematocrítico ha sido el de comentar, titular y clasificar las imágenes. En concreto, el libro tiene trece categorías en las que englobar las fotografías: basura, sexo, ruido, desperfectos, delitos, amenazas, misterio, ortografía creativa, fluidos corporales, droga, mascotas, palabrotas y caca. Es fácil suponer que muchos carteles exigen más de una categoría para ser asimilados. Cada fotografía está acreditada con el nombre o nick de la persona que la ha enviado a la dirección de correo electrónico que aparece en el blog de Drama en el portal.

Como 'El Hematocrítico de Arte'

Quien disfrutara de El Hematocrítico de Arte disfrutará con Drama en el portal porque la estructura del libro es muy similar. La diferencia radica en que aquel primer libro encontraba interpretaciones cómicas a obras de arte clásica, mientras que en éste la comicidad procede mucho más del original que de la interpretación del Hematocrítico. Eso sí, el recopilador tiene momentos memorables, como al titular "Tu amigo y vecino, Spiderman" una nota de queja por un ciclista que mancha las paredes con las ruedas de su bici y un vecino apostilla "y por favor, se camina por el suelo, no por la pared".

Pero la locura es la de la humanidad aquí retratada. Hay vecinos que orinan en las puertas, que no recogen los excrementos de sus perros, que tiran las bolsas de basura por la ventana y se quedan en los árboles, que almacenan carros del "mercao dona" en el garaje, que roban "cempudos" o que hacen ruido al practicar sexo de madrugada o al tocar la guitarra, siempre la misma canción por supuesto. Hay amenazas e insultos, chanzas y andanadas, ironía y hasta sentido común cuando se advierte junto a una puerta que "empujar significa hacer fuerza para alejar la puerta de ti, no tirar hacia ti".

La colaboración de Raúl Minchinela y Mauro Entrialgo

Raúl Minchinela, analista cultural que se identifica tanto como presidente de comunidad como "redactor de notas y estampador de carteles", da el primer toque del necesario humor para entender este libro y sus objetivos. "Esta colección de carteles y este compendio me parece necesario, necesario denunciarlo en comisaría, que Carandell llegó a presentar el Telediario pero tú sólo quieres hacer daño pernicioso malo de tiña", dice. Mauro Entrialgo es el autor de la cubierta del libro, las ilustraciones identificativas de cada una de las categorías y el retrato del propio Minchinela que acompaña la introducción.

Y con la mezcla de la comicidad del Hematocrítico, las palabras de Minchinela, las ilustraciones de Entrialgo y las locuras en forma de mensajes de los ciudadanos de a pie, Drama en el portal da exactamente lo que promete, un rato de diversión desenfadada y desprovista del drama que, efectivamente, esconden algunos de los carteles recogidos. Porque vivir en comunidad es un drama en sí mismo, y más cuando uno comprende la clase de vecinos que puede rodearle. Los del gran portal que forman los invitados del Hematocrítico en este libro, por ejemplo.