En las últimas semanas se han estrenado películas con y sobre dragones como “Cómo entrenar a tu dragón” y “Cazadores de dragones”. Ambas dos son de animación para el público infantil y en una los animalitos mitológicos son buenos y en otros son malos. Los hay con plumas, peludos, con escamas, parlantes, gigantescos, pequeñitos, de colores oscuros, brillantes, dioses y bestias. No obstante, si se repasa con atención, estas criaturas apenas han sido bien tratadas por el cine.

Dragón bueno, Dragón Malo

Si el unicornio siempre es un ser anhelado y puro, con poderes mágicos y símbolo de lo virginal, el dragón, por el contrario, ha tendido a ser una manifestación del mal, algo demoníaco con poderes, pero más relacionados con la fuerza y la maldad. Por eso, está cerca del dios maligno y orgulloso como en “Dragon ball” o en la saga de “El señor de los anillos” o en la película de anime “Leyendas de Terramar”.

En Terramar, un mundo de cierta inspiración tolkiana, su postura cuasi divina les hace ser sabios, conocedores de grandes secretos y con poderes psíquicos.

Existe también el personaje mítico del cazador de dragones, situados en una falsa e inventada Edad Media. En ellos los dragones son animales devoradores de humanos y destructores de aldeas o guardianes de princesas cautivas. Es el caso de “Dragon Hunters”, “Jorge y el dragón”, con Patrick Swayze, de “El dragón del lago de Fuego, de “Beowulf” o de la mismísima “Bella Durmiente”.

Sin embargo, hay películas que los han mostrado como seres elevados, únicos, en cierto punto desprotegido, y con un alto concepto de honor, la lealtad y el bien o simplemente simpaticos amigos. Ejemplo de lo primero son “Dragonheart”, y de lo último “Pedro y el dragón Elliot”, el dragoncito de “Mulan” o la dragona de “Shreck”. No se debe olvidar tampoco a Fuyu, el dragón-perro de “La historia interminable”.

Dragones en la piel

Los dragones han aparecido como tatuajes en bastantes personajes célebres del celuloide. Pueden ser símbolo de poder e inteligencia y es costumbre asiática donde los veneran. Allí suelen ser objeto de leyendas y cuentos y hasta son un símbolo del zodiaco. En numerosos títulos de artes marciales podemos verlo tatuado en guerreros o plasmado en motes, o incluso en el título de la producción. Es el caso de “Thai Dragon” u “Operación dragón”.

Lo más común a la hora del tatuaje draconiano es usarlo como ser una exhibición de rebeldía, de fuerza (especialmente física y, a veces, a costa de la degeneración psíquica). A veces puede ser muy hortera, pero también puede ser algo místico. Quizá por ello, Angelina Jolie lleva tatuado uno y luego lo puso de moda.

De ahí, que puedan llevarlo Lisbeth Salander de “La reina en el palacios de las corrientes“y precuelas; el psicópata y asesino de Ralph Fiennes de “El Dragón rojo”, o el mercenario Mark Dacascos en “Crying Freeman”, (única película en la que éste tuvo protagonismo). Este último es de los pocos que usaba un dragón colorido y basado en la iconografía oriental del mito.

Animales poderosos

También hay historias que han preferido dejar a los dragones sin conciencia. En estas películas la bondad o maldad de los inmensos reptiles depende de sus dueños o jinetes, que harán uso de ellos para alcanzar sus fines. Así sucede en “Dragones y mazmorras” (una de las peores películas según las numerosas listas de revistas y medios), en “Cómo entrenar a tú dragón”, en “El imperio de Fuego” o en “Eragón”.

También son una baza repetida en los filmes de Harry Potter, tanto en “La piedra filosofal” como en “El cáliz de fuego” y en “La cámara secreta”. En estos filmes los dragones son animales fieros y temidos, pero no son sabios ni mágicos, ni tienen conciencia del bien y el mal.

Variaciones

En la famosa "Avatar" hay un primo lejano del dragón, que son las criaturas que usan los Na’vi para volar después de encontrar su pareja de vuelo. El nombre de la raza de estos adorables bichitos es Ikran.

Otra variedad del dragón es la hidra. Este ser fantástico era una especie de dragón de varias cabezas al que si se le cortaba una le crecían dos más. Se pueden ver en “Hércules” y muy probablemente en la nueva “Furia de Titanes” de próximo estreno. Y también parecida a está encontramos a Medusa que saldrá también en el citado remake y que aún se puede hallar en las proyecciones de "Percy Jackson y el ladrón del rayo".