Desde que empezó esta crisis que no acaba, resulta imposible adivinar dónde invertir para obtener beneficios. Casi nadie consigue ganancias elevadas y conforme pasa el tiempo la situación varía de mal en peor. No sorprende a nadie que los inversores no se animan a ampliar su cartera, y que el que lo hace se preocupa por buscar toda la información posible y pensárselo con detenimiento antes de comprar nada.

El año 2012 ha estado lleno de incertidumbres. España ha vuelto a entrar en recesión, y el gobierno de Mariano Rajoy sigue tomando medidas para entre otras cosas tratar de generar confianza en los inversores. El principal problema es que todo presagia que en el segundo semestre del año reinará en la Bolsa una enorme volatilidad, o sea subidas y bajadas bruscas, que continuarán mientras no se solucione el problema de la solvencia de las entidades bancarias.

En busca del 4% de beneficio sin riesgos excesivos

Desde siempre, llegar al 4% TAE de beneficios ha sido la gran meta para los inversores. En tiempos de vacas gordas resultaba relativamente sencillo encontrar productos financieros que aseguraran esta rentabilidad sin que los riesgos fueran inasumibles. Pero, en plena crisis resulta cada vez más difícil saber dónde buscar.

Los fondos de inversión pueden ofrecer este beneficio. Por ejemplo, Bankinter los ha lanzado al 4,5% TAE. Al final de cada trimestre, los bancos andan necesitados de captar capital para mejorar sus balances, así que lanzan depósitos a plazo fijo con las mejores condiciones. Por otro lado, algunos bancos ofrecen depósitos que superan el porcentaje deseado, como ocurre con el Depósito de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (4,50% si se realiza a 18 meses), o el Depósito CR que ofrece el Banco Espirito Santo, que otorga un 4,16%.

Es preciso no dejarse deslumbrar por las promesas de la publicidad, comparar ofertas y sobre todo consultar que el banco garantice el capital. Conviene saber que los que sean buenos clientes de la entidad bancaria y vayan a adquirir otros productos financieros están en posición de poder negociar mejores condiciones.

Otras inversiones

El oro ha seguido subiendo, pero se debe ser cauteloso a la hora de invertir en este metal noble, pues se prevee que en algún momento estalle la burbuja de los altos precios que ha alcanzado este valor refugio. La plata en este momento resulta más segura, si bien la rentabilidad que se obtiene es también menor.

En cuanto a la Bolsa, la situación sigue siendo de total incertidumbre. Se recomienda salirse de las bolsas europeas y apostar por ejemplo por Wall Street, en valores sólidos como por ejemplo McDonalds o Coca-Cola.

La situación de la Bolsa en España

Si se apuesta por la Bolsa española, no se deben escuchar a los gurús que vengan con soluciones mágicas, pues los principales expertos llaman a la calma. Recomiendan pesos pesados del IBEX 35 como Telefonica, que está en expansión en países como Brasil y se consolida como una gran empresa de telecomunicaciones. Se deben buscar valores más o menos similares.

En cuanto a Repsol, tras la expropiación de YPF por parte del gobierno argentino ha sembrado la incertidumbre. Los títulos han pasado de los 24 euros que valían a principios de año a los 17. Algunos especialistas creen que en un futuro inmediato, seguirá habiendo altibajos. Sin embargo, si se plantea una compra a largo plazo, pueden obtenerse beneficios, pues una vez pasados los efectos de la nacionalización de YPF, la estrategia de diversificación de la compañía llevará al alza de sus títulos.

También está previsto que aumenten los beneficios de Iberdrola, y Gas Natural-Fenosa. Por último, se puede apostar por los grandes bancos de España, o sea Santander y BBVA, que tienen cotizaciones altas y siempre han pagado generosos dividendos.