La zona correspondiente a las vértebras lumbares de la columna vertebral se conoce como espalda baja o cintura. Es un segmento bastante móvil, como el cuello, a diferencia de la región dorsal que por tener las costillas se encuentra bastante limitado en su movilidad. También es zona de grandes exigencias de fuerza, articulando el tronco con los miembros inferiores y siendo el “quiebre” en la posición de sedestación.

Lumbociatalgia y lumbocruralgia

Al dolor en la zona lumbar se lo conoce como lumbago o lumbalgia. Cuando, por afectación del nervio ciático mayor, ese dolor se irradia hacia la cara posterior del muslo y la pierna, se lo llama lumbociatalgia o directamente ciatalgia. Otras veces el nervio comprometido es el crural, entonces el dolor se siente adelante en el muslo y la ingle. Y se lo llama lumbocruralgia o cruralgia.

Causas del dolor de espalda

Si bien existen muchos orígenes del dolor, las principales causas son traumatológicas y viscerales.

  • Las traumatológicas son por alteración de las vértebras, articulaciones o músculos.
  • Bastante frecuentes son las hernias de disco, donde parte del material contenido en los discos intervertebrales (que se encuentran entre una vértebra y otra) se extruye fuera del mismo comprimiendo la médula espinal o algunas raíces nerviosas y dando como síntomas una lumbociatalgia o lumbocruralgia. Después de los veinte años los discos comienzan a deshidratarse favoreciendo su lesión.
  • También las exigencias posturales contracturan los músculos y agotan las articulaciones generando dolor.
  • Viscerales. Algunas afecciones renales o genitales refieren su dolor allí.
  • Es bastante común que las mujeres sientan molestias en la cintura antes y durante su período, por ejemplo. Y como los riñones se encuentran alojados uno a cada lado de la columna lumbar, su alteración también genera lumbalgia.

Prevención y alivio del dolor de cintura

  • Ante todo, el reposo. La posición ideal es acostado boca arriba pero doblando un poco las piernas. Para eso se puede colocar una almohada debajo de las rodillas. Con esa posición se logra apoyar bien la columna sobre la cama evitando que se forme la curva lumbar.
  • Se puede optar entre el frío o el calor. Algunas personas se sienten rígidas, sobre todo en la mañana, entonces es más recomendable la aplicación de calor con una almohadilla eléctrica o una bolsita de arena. En otros casos el síntoma es más parecido a un ardor, entonces se aconseja poner hielo o un cold pack. Y otras veces, en cambio, sirve intercalar entre el frío y el calor. No es una ciencia exacta, cada uno debe probar lo que le hace mejor.
  • Los masajes suaves generan un alivio momentáneo, sobre todo si el dolor fue provocado por contractura muscular. Sin embargo, es necesario cambiar los hábitos de vida para evitar la recidiva.
  • Mantener flexible y estirada la columna es de mucha utilidad. Actividades como el streching, el yoga o cualquier tipo de elongación sirven para ese propósito.
  • Cualquier actividad física que el médico no contraindique mantiene la irrigación de todos los tejidos, conservando la columna joven por más tiempo. Por ejemplo, el aqua gym, el baile o simples caminatas cada día.
  • Beber mucha agua al día. Gran porcentaje del disco es agua, por lo tanto no facilitar su deshidratación.
  • Evitar las malas posturas y las exigencias con mucho peso. Por ejemplo, si hay que levantar algo pesado, doblar las piernas manteniendo derecho el tronco para que toda la tensión se distribuya entre las piernas y la columna (evitando doblarse hacia adelante con la espalda recta). Y nunca levantar algo que se pueda empujar.
  • Evitar permanecer mucho tiempo sentado en una misma posición. Se puede optar por inclinarse hacia un lado y hacia el otro para distribuir el peso.
  • Para eso, existen ejercicios específicos para la columna que ayudarán a aliviar los síntomas.
  • Para aliviar el dolor combinar remedios farmacológicos de la medicina tradicional, y también terapias complementarias como reiki, reflexología o acupuntura. Cada vez existen más opciones y muchas son realmente efectivas.
Si no es la primera vez que se sienten molestias en la zona lumbar, hacer algo al respecto. La edad física de una persona es proporcional al estado de su columna vertebral. Por eso es importante cuidarla, siempre.

Para consultas escribir un comentario incluyendo mail.