Novak Djokovic tendrá su segunda oportunidad. Hace ya tiempo que su salto a la cima del ranking mundial es sólo cuestión de tiempo. Parecía que en Roland Garros, hace cuatro semanas, se iba a dar lo inevitable. Pero apareció Roger Federer, el mejor tenista de la historia para muchos, y frenó la increíble racha del serbio, dándole una mano justamente a Rafael Nadal, el hombre que tantas veces amargó al suizo. La épica victoria de Federer en la semifinal del Grand Slam parisino le permitió a Rafa conservar el nº 1 del mundo, cuestión que reafirmó dos días después venciendo otra vez a su archirrival y levantando su sexto trofeo en Roland Garros.

Aquella semifinal entre Djokovic y Federer fue uno de los mejores encuentros que se hayan visto en años. Ahora, el rival será Jo-Wilfried Tsonga, esta vez sobre el césped de Wimbledon. El francés dio la sorpresa y eliminó a Roger Federer recuperándose de dos sets perdidos. De esta manera se convirtió en el primer jugador en ganarle a Roger en un Grand Slam después de perder los dos primeros sets. El récord hasta ahora del suizo era de 55-0 cuando se llevaba los dos primeros parciales. Si Djokovic pierde, igualmente podrá ser nº 1, pero deberá esperar que Nadal no gane el torneo.

El ganador jugará la final ante Rafael Nadal o Andy Murray, que se enfrentarán en la otra semifinal de Wimbledon.

Novak Djokovic, a un paso de la cima

La situación es idéntica a la que se presentó en Roland Garros semanas atrás. Para ser el nuevo número uno del mundo sin importar lo que haga Nadal, Djokovic debe acceder a la final de Wimbledon. Esta vez no estará Roger Federer enfrente, pero la presión igualmente será grande.

El serbio llega a la semifinal jugando bien, pero menos contundente que lo que había sido hasta ahora, con algunas dudas y errores que no se habían visto en lo que va del año. Además, en su camino no ha tenido rivales de su talla, exceptuando quizás a Baghdatis, con quien perdió un set y debió trabajar mucho.

En los cuartos de final el joven australiano Bernard Tomic volvió a sorprender y le dio mucho trabajo al serbio, que ganó el primer set por 6-2 y parecía encaminado a una cómoda victoria. Pero Tomic, de 18 años, jugó en gran nivel y se llevó el segundo por 6-2 con gran autoridad. El tercer set comenzó con un Djokovic nervioso y errático ante un rival que quebró rápidamente y se puso 3-1 arriba. La sorpresa asomaba en la cancha número 1. Pero a partir de ese momento, el nivel del australiano cayó, mientras que "Nole" resurgió, recuperó el break, ganó cinco games seguidos y se llevó el parcial por 6-3. El cuarto set fue muy parejo, pero en el momento decisivo Tomic flaqueó y entregó su servicio. Djokovic saco entonces 6-5 y con autoridad cerró un encuentro que resultó más complicado de lo que se preveía.

"Él es un jugador tan impredecible, tan joven. Eran sus primeros cuartos de final en un Grand Slam, y no tenía nada que perder. Acertó muchos tiros ganadores, muchas veces no sabías adónde iban a ir los tiros", comentó el nº 2 del mundo.

Djokovic acumula 46 victorias en lo que va del año y tan solo una derrota, una marca impresionante que demuestra que en el 2011 ha sido el mejor por lejos.

Jo-Wilfried Tsonga, el sorpresivo rival

Cuando todo el mundo esperaba la reedición de la semifinal de Roland Garros entre Federer y Djokovic, el francés Tsonga dio el golpe y eliminó al suizo en cinco sets y jugando de manera fantástica.

El camino del nº 19 del mundo hacia la semifinal también comenzó sin problemas. En los octavos de final eliminó a David Ferrer en tres sets, demostrando que estaba para grandes cosas. En los cuartos de final parecía que la despedida iba a ser rápida, ya que, a pesar de jugar bien, perdió los dos primeros sets por 6-3 y 7-6. Pero a partir de ese momento su nivel levantó muchísimo, tomó el protagonismo del partido y comenzó a superar a su rival a fuerza de grandes saques y winners de derecha. Le costó ganar el tercer set, recién lo logró en su cuarta oportunidad. El cuarto parcial fue similar, con Federer impotente y un Tsonga dominador que quebró rápido y se llevó el set con autoridad por 6-4. En el parcial definitivo, volvió a quebrar de entrada y mantuvo su saque hasta el final. Con su servicio en el 5-4 jugó sin complejos y eliminó a Roger Federer ante la incrédula mirada de la cancha central de Londres.

Historial entre ambos

Sorprendentemente, el historial entre ambos lo domina el francés por 5-2. Todos los choques han sido sobre cemento. El último fue en el Abierto de Australia de 2010, con ajustada victoria para Tsonga en cinco sets. Djokovic ganó en ese mismo certamen pero en 2008 y en el Masters 1000 de Miami en 2009. Está claro que el presente de ambos jugadores hoy es bien distinto, además de la superficie en la que jugarán.