Llegó el día. Desde que comenzó Roland Garros se habla de la posibilidad de ver a un nuevo rey en el mundo del tenis. Novak Djokovic está a una victoria de destronar a Rafael Nadal y convertirse en el nuevo nº 1 del mundo sin importar lo que haga el español. Pero cuidado, no será fácil. Contra Roger Federer nunca es fácil.

Federer llega en óptimas condiciones

El suizo llega a esta semifinal sin haber perdido un solo set. En los cuartos de final se sacó de encima al complicado Gael Monfils. El francés empezó mejor, quebró el saque de Federer y se puso 3-1 arriba, pero después fue todo del nº 3 del mundo. Recuperó el saque, quebró otra vez y se llevó por 6-4 el primer set. El segundo fue más sencillo y lo ganó por 6-3. El tercero fue parejo, con un quiebre por lado, pero en el tie break, el suizo apeló a toda su clase y cerró el partido con un cómodo 7-3. Mientras todas las miradas están posadas en el duelo Nadal-Djokovic, Federer ha avanzado de manera muy sólida, jugando bien y beneficiado por la superficie y las pelotas extrañamente más rápidas que en ediciones anteriores.

Probablemente esto no alcance a la hora de enfrentar a Novak Djokovic, que es una máquina de ganar y tuvo un largo descanso gracias al abandono de Fabio Fognini. Al respecto, Federer comentó: "No sé si es bueno o malo para él no haber jugado en cuartos". Claro, se puede perder el ritmo, pero casi nadie duda que este parón le vino bien al serbio teniendo en cuenta la racha de partidos que acumula sin descanso.

"Jugar las semifinales en Roland Garros es algo grande, sobre todo después de haberle ganado a un gran jugador. Estar en las semifinales es para mí un placer, es un súper torneo", comentó humildemente Roger.

Historial entre ambos

El historial lo domina Federer por 13-9, pero este año ya ha perdido tres veces con Djokovic: en el Abierto de Australia, en Dubai y en el Masters 1000 de Indian Wells. Así fue como le arrebató el segundo puesto en el escalafón. Sobre polvo de ladrillo se han enfrentado tres veces, con dos victorias para el suizo, pero, nuevamente, la última fue triunfo para el serbio en el Masters 1000 de Roma en 2009. En la previa Djokovic es favorito, eso está claro. Pero Federer es un jugador fantástico, por lo que no todo está dicho.

Djokovic ante el último escalón a la gloria

"Nole" acumula 43 victorias al hilo y está muy cerca del récord de Vilas, que es de 46. Si supera las semifinales será el nuevo número uno del mundo del ranking mundial. Si no lo logra, lo será en breve. Sin ninguna duda. Además, Djokovic puede igualar la racha de victorias consecutivas en el inicio de una temporada. Por ahora lo ostenta John McEnroe, con 42. Djokovic tiene una menos, 41. El legendario tenista estadounidense ya había alabado a quien está por superarlo cuando recién llevaba 37 éxitos al hilo. "Teniendo en cuenta que hay más competición, más atletismo y campos más profundos, yo diría que su racha de victorias es más espectacular que la mía", admitió.

Está claro que es un partido en el que se juegan muchas cosas, pero el nº 2 del mundo está preparado. "Estoy jugando el mejor tenis de mi vida", reconoció el serbio. Es la pura verdad, ya que el nivel que viene mostrando es arrollador. Habrá que ver que es lo que intenta Federer para detenerlo. Por lo pronto, no queda más que disfrutar de un partido extraordinario.