Actualmente, la enseñanza ya no se basa en memorizar al pie de la letra datos y fechas, ni esclavizar al alumno a su escritorio y mantenerlo escribiendo todo el tiempo. Con las nuevas generaciones, los alumnos se vuelven más activos y su atención suele perderse en instantes, por lo que es necesario generar nuevas ideas para mantenerlos interesados y sobretodo, que aprendan y comprendan.

Las dinámicas son un instrumento que ha ayudado a los docentes a preparar clases que motiven a los estudiantes a aprender, ya sea por el hecho de ser recompensados, reconocidos, o por el gusto a la novedad. Siempre hay opciones:

Técnica para incitar a reflexionar y discutir

No importa la clase que se imparta, no todo es aprender números y fechas, también es importante abrir el entendimiento a los alumnos, su capacidad de reflexión conllevará una mejor recepción de conocimientos y comprensión de situaciones.

Al iniciar la clase del día, conviene dedicar de 5 a 10 minutos a un espacio reflexivo, ya sea sobre un acontecimiento relevante de tipo social, local o global. Si los estudiantes no están enterados basta con realizar una pequeña síntesis e incitar a la reflexión, a compartir puntos de vista, de esta forma se envuelve a los estudiantes en los hechos actuales además de ir conociendo la mentalidad de cada uno. Esta actividad también permite a los alumnos abrirse y dar pie a que opinen por su cuenta.

Dinámicas de integración

Estas dinámicas generalmente se usan para "romper el hielo", ya sea que el maestro sea nuevo o sea un grupo recientemente conjuntado, siempre es importante dar a conocerse de la manera más fácil y entretenida posible.

  • Avisos de Ocasión: esta dinámica sirve para dar a conocer los intereses de los alumnos. Se les solicita que redacten en un pedazo de papel un anuncio publicitando alguna actividad que hagan de manera sobresaliente, como si estuvieran ofreciendo sus servicios en un periódico en el área de anuncios de ocasión. El docente al recabar todos los anuncios los menciona frente al grupo y pide a los estudiantes identificar quién puede ser el proveedor de esos servicios.
  • Adivina el personaje: esta dinámica es ejemplar para romper el hielo. Se les pide a los alumnos que escriban un personaje real o ficticio famoso en un papel, luego esos papeles se reparten al azar, no se les permite ver, sino que se pegan directamente en la frente de manera que todos puedan ver el personaje menos el portador. Después se le pide a cada uno que adivine el personaje que le ha sido otorgado al señalar características que pudieran pertenecer a dichos personajes, los demás participantes dirán si o no para guiar al alumno en cuestión.

Dinámica para aprender y memorizar

  • Rompecabezas: esta actividad es muy útil cuando se trata de memorizar fechas o datos, o incluso en la enseñanza de idiomas para el enriquecimiento de vocabulario. Se dividen el salón de clase en grupos (cantidad variable dependiendo de cada caso) y se les reparte dos bolsas con piezas, en una bolsa contendran la palabras o fechas mientras que en la otra estarán las definiciones o el hecho ocurrido en la fecha. Los alumnos se verán forzados a descubrir cuál corresponde a cada una. Si se utiliza a contrarreloj, se les puede permitir ver apuntes.

Repaso y reafirmación de lo aprendido

  • Preguntas y Respuestas: ya sea que se aplique como juego de mesa o como un programa de concursos, esta actividad ayudará al alumno a reafirmar lo aprendido y a repasar clases anteriores. El formato se puede copiar del juego de mesa "Maratón", en donde se hace una serie de preguntas con respuestas de opción múltiple, para hacerlo interesante e innovador, se puden incluir preguntas de cultura general incluyendo categorías que puedan ser de interés de los estudiantes mezclándolas con las de la clase en cuestión.

Despedida y fin de cursos

Al finalizar el curso, año escolar o etapas de formación siempre hay emociones encontradas, por lo que aprovecharlas para dejar un buen recuerdo de la experiencia es una buena opción. Se les pide a todos los alumnos que recorten ocho recuadros de papel (la cantidad dependerá del número de alumnos y se deja a consideración del docente) y que cada uno se lo dediquen a las ocho personas que más hayan influido en ellos a lo largo de esa experiencia, escribiendo algún pensamiento, deseo o comentario positivo. Se les pide que los conserven durante los años y vean, conforme pasa el tiempo, la percepción y la influencia que cosecharon de otros.

Recompensas

No hay nada más atractivo para los estudiantes que la idea de la recompensa, muchas de las dinámicas antes mencionadas pueden incluir alguna, sobre todo aquellas en las que se hace un repaso.

Estas recompensas pueden ser académicas o incluso con otros recursos permitidos por las escuelas. No obstante, la recompensa siempre será decisión del docente, quien sabrá si es necesario o no incluirlas, todo será en función de la respuesta del grupo, generalmente se recomienda a grupos apáticos.