Series de los años setenta, de los noventa y de la actualidad. Todas son una excelente opción para olvidar los malos tragos de un lunes por la noche que se arrastran desde las nueve de la mañana. Diez joyas para amantes del cine por fascículos.

Breaking Bad

El argumento parte del momento en el que Walter White, ingeniero químico y profesor de instituto descubre que padece un cáncer terminal y que no sobrevivirá más de dos años. Es entonces cuando el tímido y reservado protagonista decide comenzar una vida a ritmo trepidante. Se convertirá en otra persona. Visto desde esta perspectiva, parece un argumento desgastado, pero ni muchísimo menos, sorprende a cada momento. Otra de las curiosidades es que el protagonista es clavadito a Ned Flanders (Los Simpson), tanto, que parece inspirado en él.

Spartacus, Blood and Sand

Basada en la vida de Espartaco (Spartacus), al contrario de lo que muchos piensan, el esclavo revolucionario existió y fue el cabecilla de la Tercera Guerra Esclavista contra el Imperio Romano.

La serie no deja de impactar, por la emoción de sus batallas y por el erotismo de sus escenas. Efectivamente ofrece un alto contenido sexual.

Roma

La visión más fiel sobre la vida y las costumbres en la civilización romana. La acción se desarrolla durante el gobierno de Julio César, por lo que aparte también tendremos el gusto de conocer a Bruto, Marco Antonio y a la mismísima Cleopatra. También al futuro emperador Octavio y a su madre Atia, sobrina de Julio César y un personaje brillante, con sus defectos que son muchos. Los protagonistas son dos soldados rasos romanos que a través de sus ojos nos mostrarán la historia de Roma en primera persona. Imprescindible.

Elfen Lied

Interesante serie de anime. Cota, el protagonista, encuentra en la playa a una bella y misteriosa joven de largos cabellos fucsia y ojos de color rosa intenso que no sabe hablar y que tiene dos pequeñas protuberancias en el cráneo parecidas a dos cuernos, más tarde descubre que la bella mujer es una peligrosa mutante. Anime puro y duro, con cuerpos de mujer desnudos y trasfondo innegablemente erótico.

Death Note

Considerada una de las mejores series de anime comparable a clásicos como “Bola de Dragón”. Light Yagami, uno de los mejores estudiantes de Japón se encuentra por casualidad en la calle un cuaderno llamado “Death Note”, al leerlo descubre que puede causar la muerte de cualquier persona escribiendo su nombre en él. Al principio Yagami decide ignorarlo, pero poco a poco, el poder sobrenatural que implica decidir sobre una vida humana se va apoderando de él. Más que recomendable.

Jigoku Shoujo (Hell Girl)

Su argumento es más simple que el de Death Note. Enma Ai, una bella niña de unos doce años de larga melena azabache y ojos de color rojo sangre, que acostumbra a vestir como una geisha se ofrece a vengarse por ti, pero la venganza tiene un oscuro precio, después de tu muerte irás al infierno.

The Big Bang Theory

Trata de la vida de tres físicos y un ingeniero industrial con un coeficiente intelectual superior al normal cuyo pacífico y aburrido transcurso se ve interrumpido y agradablemente alterado cuando aparece Penny , una simpática y explosiva rubia que vive en la casa de al lado. Lo mejor son los personajes.

Raíces

Después de leer la novela, de Alex Halley, el lector queda sorprendido por el proceso de investigación tan intenso que realizó el autor para redactar esta obra que fue premio Pulitzer en 1977. La serie está magníficamente adaptada. El protagonista, Kunta Kinte, antepasado directo del escritor, es capturado en Gambia en el año 1767 y vendido en Maryland como esclavo. El africano transmite su historia de generación en generación hasta que Halley la convierte en un Best Seller. En la novela, no en la serie, Halley visita el pueblo donde nació su antepasado y se sorprende al comprobar sus diferencias étnicas con los nativos, ya que él tenía ascendencia irlandesa, africana y cherokee. Una de las mejores series de la historia de la televisión y la novela no se queda atrás. En el reparto encontramos a O.J.Simpson.

Cómo conocí a vuestra madre

Una serie con ese puntito idealista y romántico tan americano, parecida a “Friends” pero mucho mejor. ¿Quién no conoce a Barney, el ligón del traje planchado?.

Mad Men

Inigualable retrato sobre la esencia de la publicidad, mano invisible que domina el mundo, sobre la época de finales de los años cincuenta y sobre un hombre, Donald Draper que se ha construido a si mismo. Destacan diálogos como: “Ellos la quieren y ellas quieren ser ella”, uno de los cimientos de la publicidad o “No me importa que este hombre sea un impostor este país lo dirigen peores individuos”. Brillante, un diez.