La dieta en personas diabéticas juega un papel muy importante ya que permite el control de la glucemia de forma más eficaz. Aparte de la dieta, existen otros métodos que controlan la diabetes como son el ejercicio físico, fármacos e insulina.

Requerimientos energéticos

En los recién nacidos, la dieta debe aportar 120 calorías por kilogramo de peso corporal. Los lactantes hasta el año necesitan entre 80 y 100 cal/kg y a partir del año hasta los 12 años 1.000 calorías más la edad multiplicada por cien.

A partir de los 12 años entre 2.000 y 2.500 cal/día, excepto las chicas adolescentes que necesitarán entre 1.500 y 2.000 cal/día. Si el paciente diabético además presenta sobrepeso, reducir 500 calorías de sus necesidades energéticas diarias para bajar de peso.

Alimentación a seguir en diabetes

Es muy importante llevar una dieta equilibrada en nutrientes y calorías para evitar carencias, teniendo en cuenta la dosis de insulina, el tipo y el horario de tomarla para que haga efecto.

Debe ser flexible para cubrir las necesidades cambiantes, en función del crecimiento y la actividad del niño. Además, debe ser aceptable dentro de las preferencias personales, culturales o raciales de la familia.

Se recomiendan los alimentos ricos en antioxidantes, principalmente frutas y verduras.

Necesidades proteicas

Deben aportar del 10 al 15% del valor calórico total de la dieta pero no debe ser superior a 2 gramos por kilogramo de peso corporal. Hay que tener en cuenta su impacto en la hemodinámica renal, en el crecimiento y desarrollo.

Si presenta microalbuminuria o insuficiencia renal las proteínas estarán por debajo del 8% del valor calórico total. La sustitución de proteínas animales por vegetales podría disminuir estas dos enfermedades en las fases precoces de la nefropatía diabética.

Necesidades de lípidos

Entre 20 y 25% del valor calórico total de la dieta será aportado por las grasas. De las grasas de la dieta, los ácidos grasos saturados aportarán menos del 10%, los monoinsaturados entre 12 y 15% y los poliinsaturados entre 6 y 10%. El colesterol es muy importante controlarlo y mantenerlo por debajo de 200 mg/dl.

Necesidades de hidratos de carbono

Los carbohidratos suponen entre el 50 y 60% del valor calórico total de la dieta ya que una dieta rica en hidratos de carbono mejora la sensibilidad a la insulina pero puede aumentar los triglicéridos. Hay que evitar los azúcares simples y sustituirlos por azúcares complejos.

Necesidades de fibra

Aportar aproximadamente unos 30 gramos de fibra al día tanto soluble como insoluble, ya que esta enlentece la digestión y la absorción de los alimentos haciendo que el aumento de la glucemia sea más gradual. Si el aporte de fibra es brusco puede aparecer hipoglucemia y si es excesivo puede provocar flatulencias.

Edulcorantes permitidos

El sorbitol es un edulcorante contraindicado en la diabetes mal controlada. La sacarina no aporta calorías y el aspartamo es inestable ante el calor, de ambos se restringe su uso en los niños.

La adición de sacarosa no aumenta excesivamente la glucemia postprandial y es un buen sustituyente de otros hidratos de carbono.

La fructosa puede tener efectos adversos sobre el colesterol y el LDL.

Necesidades de vitaminas

Si no se ingieren determinados alimentos, si se toma fibra en exceso o si se lleva a cabo una dieta de adelgazamiento inferior a las 1.000 cal/día hay que dar suplementos vitamínicos.

Necesidades de minerales

Suplementar en caso de deficiencia de manganeso, cromo o potasio. Las necesidades de calcio hasta los 6 años son de 600 mg/día y a partir de los 6 años entre 1.000 y 1.200 mg/día.

El sodio se aportará en las mismas cantidades que en el resto de la población. En caso de hipertensión arterial se restringirá el sodio.

Llevando a cabo todas estas recomendaciones dietéticas se consigue controlar la diabetes mellitus, teniendo en cuenta también las recomendaciones del médico sobre el uso de fármacos, insulina y actividad física, así como otras recomendaciones pertinentes.