Una dieta saludable para el corazón, como la dieta mediterránea, ayudó a hombres con alto riesgo de enfermedades cardiovasculares a reducir su colesterol malo, independientemente de si perdieron peso, según un estudio difundido hoy y que fuera presentado por la Asociación Americana del Corazón, en sus Sesiones Científicas de Arteriosclerosis, Trombosis y Biología Vascular 2013.

Contenido de la investigación con enfermos del corazón

El estudio, cuya principal autora es la dietista Caroline Richard, relevó a diecinueve hombres de entre 24 y 62 años. Los pacientes tenían síndrome metabólico, un conjunto de varias enfermedades y factores de riesgo que incrementan las posibilidades de que el paciente padezca enfermedad cardiovascular, diabetes melitus o derrame cerebral. El aumento del porcentaje de esta patología, así como la baja de la edad en la que se padece, ha sido notable en los últimos años en todo el mundo.

Los factores de riesgo que se tuvieron en cuenta y que fueron incluidos en la investigación son: excesiva circunferencia de cintura, presión arterial alta, niveles altos de triglicéridos y glucosa en ayunas y niveles bajos de alta densidad de la lipoproteína HDL o colesterol "bueno".

Dieta alta en grasas y dieta mediterránea

En una primera etapa, durante cinco semanas, los hombres siguieron lo que podría ser una dieta estándar de América del Norte, es decir alta en grasas, hidratos de carbono, azúcares refinados y carnes rojas. En la segunda parte del estudio fueron otras cinco semanas, pero esta vez los participantes comieron una dieta mediterránea, rica en frutas, verduras, legumbres, cereales no refinados y granos enteros, de moderado a alto consumo de pescado, moderada en lácteos y de bajo consumo en carnes rojas. También se incluyó aceite de oliva y el consumo moderado de vino.

En una tercera etapa del estudio los participantes fueron sometidos a un régimen de pérdida de peso durante 20 semanas y por fin en la última fase del estudio se les proporcionó nuevamente una dieta mediterránea durante otras cinco semanas.

Resultados de la investigación en relación al colesterol

Los resultados del estudio confirmaron que, independientemente de si los pacientes perdieron peso, disminuyeron un 9 por ciento los niveles de la lipoproteína de baja densidad (LDL), conocida como colesterol "malo". Del mismo modo, las concentraciones en sangre de la parte proteica de la lipoproteína, llamado apolipoproteina B, cayeron un 9 por ciento después de comer la dieta mediterránea. La apolipoproteína juega un papel importante en el transporte de los lípidos y el metabolismo.

La principal autora del estudio Caroline Richard afirmó: "La dieta de estilo mediterráneo se puede recomendar para el tratamiento eficaz del síndrome metabólico y el riesgo relacionado con la enfermedad cardiovascular". Richard, es candidata en nutrición bajo la tutoría del Dr. Benoît Lamarche, de Universidad de Québec, Canadá.

Fuente: MNT