El diazepam se presenta en solución inyectable, en forma de gel para aplicar por vía rectal o en forma de tabletas, cápsulas o solución concentrada de acción prolongada para tomar por vía oral. Las cápsulas deben ingerirse enteras, sin abrir, aplastar ni romper. El diazepam se toma entre una a cuatro veces al día con o sin alimentos. Es importante saber que el diazepam puede causar dependencia, por lo que deben seguirse rigurosamente las indicaciones del médico, sin tomar dosis mayores de las prescritas, ni más seguidas ni por más tiempo que el que se ha prescrito. En general no debe tomarse diazepam por un periodo superior a los cuatro meses, así como tampoco hay que hacer un uso discontinuo.

Otro aspecto a considerar es la inconveniencia de la suspensión repentina del medicamento, ya que pueden empeorar los síntomas, tales como la ansiedad, el insomnio o la irritabilidad. El médico debe ser quien reduzca paulatinamente la dosis.

Mecanismo de acción del diazepam

El diazepam es un ansiolítico benzodiacepínico de acción prolongada. Su mecanismo de acción se manifiesta en el incremento de la actividad del ácido gamma-aminobutírico (GABA). Se trata de un neurotransmisor inhibidor del cerebro, y el diazepam actúa facilitando su unión con el receptor GABAérgico. Diazepam se caracteriza por su actividad hipnótica, amnésica, anticonvulsionante, sedante y relajante muscular.

Indicaciones del diazepam

Para los adultos el diazepam está indicado para tratar la ansiedad, bien sea independientemente de otros síntomas, o bien asociado a otras alteraciones de carácter físico o psíquico. Otras afecciones paras las que está indicado el diazepam son el insomnio (cuando está asociado a la ansiedad), la epilepsia, el alcoholismo crónico, el espasmo muscular o la espasticidad cerebral.

Administrado a los niños se utiliza para combatir los terrores nocturnos, el sonambulismo, los trastornos del sueño o la espasticidad cerebral en cuanto al control de tensión e irritabilidad. También es efectivo para las convulsiones febriles o epilépticas y cuando sea necesaria una acción rápida en estados de ansiedad, tensión o angustia.

Tanto en niños como en adultos se emplea como pre medicación antes de una intervención, como ortodoncia, traumatología, biopsias, o pruebas ginecológicas, entre otros.

Dosis de diazepam

La dosis prescrita variará en función de la patología a tratar, así como de la edad del paciente.

Para adultos la dosis por vía oral será:

  • Ansiedad e insomnio de 5 a 10 mg. por la noche.
  • Espasticidad 10 mg. cada 6 horas.
  • Alcoholismo 10 mg. cada 6 horas ajustándose la dosis según sea la respuesta del paciente.
La dosis inyectable para adultos será:

  • Ansiedad e insomnio de 5 a 10 mg. cada 6 horas.
  • Espasticidad de 10 a 20 mg. cada 8 a 12 horas.
  • Epilepsia de 5 a 10 mg.
  • Pre-medicación anestésica de 10 a 20 mg.
La dosis rectal en adultos será:

  • Espasticidad de 10 a 20 mg. al día.
  • Ansiedad e insomnio de 5 a 10 mg. al día.
Por lo que se refiere a los niños, las dosis orales usuales para el tratamiento de la ansiedad y el insomnio serán de 0.004 a 0.2 mg. por kg. cada 6 u 8 horas. No se recomienda su uso en niños menores de 6 meses.

Las dosis inyectables para ansiedad e insomnio serán las mismas que las dosis orales, mientras que para la epilepsia se administrarán dosis de 0.15 a 0.3 mg. por kg. de peso.

La dosis rectal en niños. tanto para ansiedad como insomnio, será de 2.5 a 5 mg. al día. Para el tratamiento de la espasticidad la dosis será de 5 a 10 mg. al día.

Sobredosis de diazepam

La manifestación más habitual de la sobredosis con benzodiacepinas está relacionada con la depresión del sistema nervioso central, con síntomas que pueden variar desde la somnolencia o la confusión mental, hasta la ataxia, la hipotensión, la depresión respiratoria, el coma o incluso la muerte, aunque estos dos últimos supuestos se producen muy raramente. También cabe señalar que el mayor peligro aparece cuando se combina con otros depresores del sistema nervioso central, como por ejemplo el alcohol, entre otros.

El tratamiento para la sobredosis se lleva a cabo en las unidades de terapia intensiva, prestando especial atención en mantener las funciones cardiaca y respiratoria. Por lo que respecta a medicamentos, el flumazenil se suele utilizar como un eficaz antagonista.

Efectos secundarios y contraindicaciones del diazepam

Tal y como sucede con otros medicamentos, el diazepam está contraindicado para todas aquellas personas que presenten hipersensibilidad a las benzodiacepinas. Otras contraindicaciones incluyen a las personas con miastenia gravis, insuficiencia respiratoria severa, apnea del sueño, glaucoma de ángulo cerrado, drogodependencia, hipercapnia crónica severa o insuficiencia hepática severa.

En cuanto a los efectos secundarios más comunes se contempla la somnolencia, un menor estado de alerta, confusión, fatiga, dolores de cabeza, debilidad, mareo, ataxia, amnesia, depresión o ciertas reacciones de índole psiquiátrica.

Uso del diazepam en el embarazo y lactancia

Se sabe que el diazepam atraviesa la placenta, así como ciertos efectos que desaconsejan su uso a no ser que sea estrictamente necesario. Entre ellos está el síndrome de abstinencia neonatal, problemas respiratorios o flacidez neonatal.

También hay constancia de que el diazepam se excreta en la leche materna, con la posibilidad de causar efectos negativos en el lactante. Entre ellos la sedación, pérdida de peso o problemas con la alimentación. En este caso la recomendación es suspender la lactancia o dejar de tomar el medicamento.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.