En el cine, la comedia es un género tan amado como despreciado. En las últimas décadas ha sufrido un intenso boicot por parte de sus realizadores –tanto guionistas como directores–, quienes se han dado a la tarea de reciclar tópicos aburridísimos que ya no causan gracia y que le rinden tributo a un humor tonto e ineficaz.

Las historias de amor –correspondidas o no, alteradas o no, convencionales o no-, siempre han resultado ser una premisa para iniciar el relato de comedia. Una comedia que se mueve en una fina línea que separa la diversión del absurdo.

El sexo como método

Chico quiere reconquistar a una chica. Pero la chica tiene interés en otro chico y ese otro chico no tiene los ojos puestos en ella si no en otra persona. Caos existencial sexual potenciado a un nivel casi inconcebible. El sexo montado a una idea cotidiana e irremediable del propio sexo.

El sexo como recurso de improvisación artística. El sexo como método de narración cinematográfica en esa montaña rusa de emociones fuertes que no terminan liberando tensiones, si no ajustando las que ya se tienen dentro. El sexo como propulsor de escándalo. Escándalos cruzados. Entre estos y aquellos. Entre todos. Los vínculos que desatan el deseo sexual.

Estrategias del amor no convencionales

Evasiones sentimentales a punto de estallar. El amor en el siglo XXI no es lo mismo. No son los mismos sus emisores y sus receptores. Ni son iguales las obsesiones que lo corroen ni el desquicio que sorpresivamente va cerrándole los ojos.

“Tensión sexual no resuelta” es definida como una "comedia románticamente incorrecta" porque no estipula las normas convencionales del amor, sino que desata un inventario de cuestiones bizarras para contemplar el apogeo y la decadencia del mismo sentimiento, partiendo de diferentes estados emocionales. Los personajes se ven envueltos en una serie de mecanismos de conquista que no siempre dan los resultados esperados en la pareja.

Sinopsis

A Juanjo, un profesor universitario, lo acaba de abandonar su novia Celeste sin darle explicación alguna. Pero Celeste tiene una explicación. Es que conoció a Jazz, una escritora que ha publicado un libro cuyo nombre es el que le da título a la película. Ambas se enredan en todos los sentidos. Pero Juanjo no se quedará tranquilo y es por eso que contrata a Nico, un alumno suyo, para que lo ayude a recuperarla a cambio de una notable calificación.

Pero lo que parece simple se complica más de lo esperado porque Nico quiere con Rebeca, una compañera de Universidad, pero Rebeca está hasta el cuello con Juanjo pero Juanjo solo quiere volver con Celeste. Pero a Celeste también le interesa Nardo pero a Nardo lo enloquece Jazz. En medio de este lío de intereses sentimentales y sexuales, se mueven otros personajes tontos y bizarros, entre ellos, Lucía, quien funciona como pseudo narradora de la historia.

Dirección y elenco

“Tensión sexual no resuelta” se estrenó el 18 de marzo en España y fue escrita y dirigida por Miguel Ángel Lamata (Una de zombis), director nacido en Zaragoza en 1967. Por otro lado, el elenco está encabezado por el joven pero experimentado actor Fele Martínez (Los amantes del círculo polar, La mala educación) junto a un grupo de nuevos actores que han tenido destaque en la pantalla chica: Amaia Salamanca, Norma Ruiz, Salomé Jiménez, Pilar Rubio, Adam Jeziersky, Miguel Ángel Muñoz y Samuel Miró. Se subraya la participación del reconocido actor Santiago Segura (Torrente, el brazo tonto de la ley), que secunda con gran solvencia.

Amor dependiente del sexo. El sexo dependiente del amor. El vínculo en clave de comedia, una comedia urbana, provocadora y desenfadada, a la altura de los tiempos modernos.