Por acuerdo de la International Society for Animal Rights (ISAR), organización que vela por los derechos de los animales en todo el mundo, desde 1991 el tercer sábado del mes de agosto se conmemora el Día Internacional del Animal Abandonado, una fecha que, de manera simbólica, busca generar conciencia de la responsabilidad que tiene el hombre en este fenómeno que es de alcance mundial, además de enfatizar que el abandono de los animales se ha convertido en un problema social y hasta de salud pública.

La adopción irresponsable, una causa del abandono animal

Parte del problema del abandono animal tiene su origen en los hogares. La adopción de una mascota es una de las más importantes decisiones que una familia puede tomar, pues trae consigo una serie de responsabilidades que, si no se toman en cuenta previamente, pueden resultar contraproducente para el animal, que en muchos casos es condenado al abandono o incluso hasta el sacrificio.

En la mayoría de los casos, la adopción de una mascota depende más de un acto visceral que de una decisión pensada a fondo. Las personas se enternecen muy fácil, por ejemplo, con los perros y gatos, en especial cuando son cachorros, pues se ven casi inmóviles, frágiles e inofensivos; pero conforme pasa el tiempo estos animales, por sus características, llegan a requerir espacios más amplios y gastos que en ocasiones, se salen del presupuesto de los hogares. En ese momento, la mascota pierde la gracia y se empieza a convertir, sin quererlo, en un lastre del cual nadie se quiere hacer responsable.

Los animales, que algún momento fueron la alegría de hogar, acaban en las azoteas de las casas, si bien les va, o en la calle, viviendo de basura, reproduciéndose sin control, hasta acabar en la perrera o entre las llantas de un automóvil.

El mito de la esterilización de las mascotas

Por otra parte, existe otro aspecto, que por falta de educación, ha generado serios problemas en lo que se refiere al abandono de mascotas y la proliferación de perros y gatos callejeros, que es el mito de que las mascotas hembras deben procrear por lo menos una vez en su vida, de lo contrario desarrollarían enfermedades. Como consecuencia del mito, las familias se llenan de cachorros, los cuales tienen un destino incierto pues no se tenía contemplado si habría algún familiar, amigo o vecino interesado en adoptarlos.

De acuerdo a estudios veterinarios reconocidos, se ha demostrado que la esterilización de las mascotas trae más beneficios que consecuencias. Al estar esterilizada una mascota hembra se vuelve menos propensa a tener problemas hormonales, además de que disminuye la posibilidad de desarrollar infecciones asociadas con los periodos de celo y tumores en las mamas u otras zonas que la podrían llevar a la muerte. En el caso de los animales machos, también se disminuye notablemente la posibilidad de desarrollar enfermedades en el área de la próstata, que pueden ir desde abscesos, quistes y hasta tumores.

Consideraciones previas a la adopción de una mascota

El Día Internacional del Animal Abandonado es la oportunidad de hacer una pausa y reflexionar sobre los aspectos que se deben tomar en cuenta antes de considerar la adopción de una mascota, que son:

  • Valorar el espacio que la mascota va a tener en el hogar y buscar información precisa sobre de las características fisiológicas y psicológicas del animal. Con eso se determina si es la mascota indicada en el hogar indicado.
  • Considerar previamente los múltiples gastos que implica tener una mascota, que van desde alimentación, atención veterinaria, juguetes, correas y esterilización. En este caso, el adoptar una mascota de refugios o asociaciones de protección animal es una excelente opción; suelen ser muy fieles y además se entregan esterilizados.
  • Todos los miembros de la familia deben asumir la responsabilidad de tener una mascota en casa, en aspectos como su limpieza, el ejercicio y los momentos de esparcimiento y convivencia que requiere el animal, así como las consideraciones que se tendrán si la familia debe salir del hogar y la mascota deba quedarse en casa.
A partir de esa reflexión, se tienen mejores elementos para determinar el tipo y tamaño de mascota que requiere, y se contribuye a que el fenómeno de los animales abandonados no crezca a dimensiones que no se puedan controlar.

Las mascotas no son juguetes, son seres vivos que requieren cuidados, atención, cariño y respeto de los todos miembros del hogar. Su fidelidad lo vale.