El 11 de diciembre se conmemora el Día Internacional de las Montañas y en este año 2010 se ha dedicado a los pueblos indígenas y a otras minorías que viven en las montañas. Así se pretende poner de manifiesto las amenazas a las que se enfrentan las comunidades indígenas y también reconocer las contribuciones que pueden hacer, sobre todo en cuanto al tema del cambio climático se refiere.

Desde el año 2003, el 11 de diciembre es el Día Internacional de las Montañas

La conciencia sobre la importancia de estas comunidades y de los ecosistemas de montaña ha aumentado, el año 2002 se celebró como el Año Internacional de las Montañas y desde entonces las montañas y todo lo referente a ellas ha tomado fuerza en los programas de los gobiernos.

Debido a esto la Asamblea General declaró el 11 de diciembre como el Día Internacional de las Montañas a partir de 2003, para que con motivo de este día se organicen actividades para destacar la importancia del desarrollo sustentable de las montañas.

Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas

Para preservar la identidad de los pueblos indígenas y abordar los temas de discriminación a los que se enfrentan, fue aprobada en septiembre de 2007 la Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Afirmando que:

  • Los pueblos indígenas son iguales a todos los demás pueblos.
  • Todos los pueblos contribuyen a la diversidad y riqueza de las civilizaciones y culturas.
  • Todas las prácticas, doctrinas y políticas que se basan en la superioridad de determinados pueblos o individuos son racistas y jurídicamente inválidas.

La mayor parte de la población indígena vive en las montañas

Al vivir en zonas de montaña, muchos de ellos viven la pobreza y la mala alimentación. La actividad predominante es la agricultura y por lo regular emplean las técnicas tradicionales en medio de los terrenos irregulares y los climas extremos. Para estos pueblos el cuidado y la protección de los recursos naturales es fundamental, pues saben que su bienestar y el futuro de sus pueblos dependen de ello.

Las comunidades indígenas que existen en la actualidad, al igual que sus antepasados, tienen una conexión espiritual con la tierra y buscan la conservación de sus costumbres y tradiciones, su lengua, su música y su artesanía, entre otras, lo cual debemos respetar y buscar la manera de protegerlo para enriquecer así el patrimonio intangible de la humanidad.

Con los conocimientos indígenas se puede hacer frente al cambio climático

Los agricultores indígenas, de algunas regiones, han adaptado sus sistemas agrícolas para conservar el agua, para proteger al suelo de la erosión y para reducir las posibilidades de que ocurra alguna catástrofe ocasionada por los riesgos naturales de las montañas.

Algunos pueblos, por ejemplo, entre sus conocimientos tienen la capacidad para predecir avalanchas y debido al cambio climático es probable que los cambios extremos aumenten en las zonas de montaña, así que las experiencias de unos pueden servir a otros.

Por eso es importante conservar también todas sus prácticas agrícolas y difundir sus conocimientos. Así como hacer valer todos sus derechos, de los cuales cabe mencionar textualmente el artículo 2 de la Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas:

"Los pueblos y los individuos indígenas son libres e iguales a todos los demás pueblos y personas y tienen derecho a no ser objeto de ningún tipo de discriminación en el ejercicio de sus derechos, en particular la fundada en su origen o identidad indígenas".