En Estados Unidos es muy común utilizar el término ¨techo de cristal¨ para expresar las limitaciones que las mujeres tienen para ascender de puesto en sus centros laborales, mientras que para las mujeres afroamericanas, se utiliza el término "techo de concreto".

Según estudios realizados, las mujeres blancas pueden en algún momento de sus carreras, "quebrar" el techo de cristal y lograr un ascenso en sus centros de trabajo, mientras que para las afroamericanas será casi imposible traspasar el techo de concreto.

Día Internacional de la Mujer, sin mucho que celebrar

Según estadísticas del censo realizado en Estados Unidos, las mujeres ganan un 77 por ciento menos que los hombres que laboran en el mismo puesto y cantidad de horas que ellas. Aunado a la enorme diferencia que existe entre el sueldo que gana una mujer y lo que gana un hombre, existen obstáculos difíciles de esquivar para las mujeres en el campo laboral, pues existe la creencia de el embarazo y la maternidad no permiten a una mujer tener la capacidad de cumplir con su trabajo de manera eficaz.

La libertad de la mujer en algunos países es muy limitada, cómo ejemplo Arabia Saudita, país que no permite que las mujeres conduzcan un auto ni salgan de la casa sin el permiso de sus maridos, tampoco puedes ni siquiera montar una bicicleta.

La ley de un solo hijo en China

En China es motivo de mucha preocupación el embarazo, no por la preocupación de la salud del bebé o que el parto sea un proceso sin complicaciones, sino que es ese país asiático existe una ley llamada "política de un solo hijo", que penaliza a las parejas que tengan más de un hijo, por lo que siendo en ese país un hijo varón más valioso que una hija, las parejas recurren a todo lo que se encuentra a su alcance para lograr que el embarazo sea de un hijo varón, provocando que los bebés de sexo femenino sean abortados, en casos extremos, las niñas son asesinadas al nacer.

En países como Lesotho, las mujeres tienen prohibido poseer una casa, provocando con esto que al quedar viudas o separarse de maridos abusivos, queden viviendo literalmente en la calle.

Acceso restringido de las mujeres a la educación

En muchos países legalmente, las mujeres tienen el mismo derecho que los hombres a recibir educación, sin embargo en los hogares se limita este derecho con la vieja creencia de que no se debe invertir mucho en la educación de las mujeres, ya que estas se casarán y se dedicarán al hogar y al cuidado de los hijos.

A las mujeres aún les queda mucho por lo que luchar.