Por razones geopolíticas, los países iberoamericanos con fachada atlántica están cada vez más comprometidos con África. Uruguay, con un 15% de población afrodescendiente (sin contar los canarios), ha multiplicado un 6,5% su comercio con el continente negro y se ha integrado como observador a la Unión Africana. Brasil, el país con más población negra del mundo después de Nigeria, está cada vez más vinculado con África.

Un viejo sueño suramericano: la integración Sur-Sur

Puede que el país más beneficiado sea la Argentina. Solo en 4 meses Angola ha multiplicado un 586% sus compras de harina de trigo argentina. Hoy estas compras representan el 26,6% del total de todas las ventas de la República hermana. Con el añadido de que Angola paga mejor. Argentina coloca en Angola unos 230 millones de dólares en agroalimentos, y Angola envía a la Argentina barcos cargados de gas.

El interés argentino por el Atlántico Sur también se verifica a través del viaje del buque escuela Fragata Libertad, que, con 330 argentinos y suramericanos a bordo recorrerá todo el espacio afro-íbero-americano que baña dicho Océano: Brasil, Surinam, Guyana, Venezuela, Isla Madeira, Islas Canarias, Marruecos, Península Ibérica, Guinea, Ghana, Angola, Namibia.

Un proceso que comienza en la Edad Media

Que Cristóbal Colón haya llegado a las Bahamas, es decir, a Guanahaní, el 12 de octubre de 1492, es la primera pista que tenemos sobre la antigüedad de esa construcción que es el espacio íbero-afro-americano que ahora recorre la Fragata Libertad.

Lo interesante es que Cristóbal Colón sea la punta de un iceberg. Bajo su superficie hay un mundo de contactos: antes, durante y después. Que sea tan difícil determinar la nacionalidad de Colón es otra pista: no es verosímil que un navegante de su prestigio quisiera ''ocultarse'', pero sí que fuera portador de una mentalidad más ''universal'' y menos patriotera que la nuestra.

El eje comercial y cultural íbero-africano (o afro-ibérico) de los siglos XII-XIII.- Una serie de tratados comerciales vinculaban a magrebíes e hispanos, y permitían a estos últimos utilizar libremente Tlemcen y Marrakesh, donde existía toda una cadena de albergues, almacenes y centros de negocios administrados por cónsules. Los ibéricos exportaban hacia el Magreb metales, madera, objetos de quincalla, especias de Oriente, productos para teñir, vino, papel, textiles. Importaban lana, pieles, cera de Bugía, dátiles, tapices, artesanías. Había un eje comercial Barcelona-Mallorca-Tlemcen-Sidjilmasa.

La influencia comercial magrebí fue bien aprovechada por los ibéricos. Esto produjo una revolución en la matemática y la astronomía, requisito previo de cualquier viaje marítimo a larga distancia. Fue así como se conocieron las Tablas astronómicas de Meslama al-Madjriti que datan del año 1000; la Enciclopedia astrológica de Ibn Abi al-Ridjal; las Tablas de Al-Zarkali (Azarquiel) traducidas por Gerardo de Cremona y conocidas como Tablas Toledanas, etc.

¿El descubrimiento de América por los malinké en el año 1300?.- No le resta méritos a Colón, al contrario, lo universaliza. Demuestra hasta qué punto encarnó un sueño colectivo íbero-africano, o afro-ibérico: el de la ruta del oeste. Hace de 1492 un proyecto también africano.

En el año 1325, Mansa Musa I (1307-1332) hizo un célebre viaje por el mundo, con la intención de dar a conocer la riqueza del Reino de Ghana-Malí, fundado en 1235 por Sumaoro Kannte. Desde 1255-1270, bajo la dirección del Mansa Ulé, este Reino controlaba el comercio transahariano.

Así que cuando en 1325, Mansa Musa I hizo su peregrinación a la Meca, fue tanto el oro que -como propaganda- repartió por el camino que hizo bajar su precio en el mercado. Desde entonces Egipto, el Magreb, Italia y Portugal, se interesaron cada vez más por Malí. Lo cierto es que Musa I hizo una larga parada en El Cairo. Allí contó que Abubakari II, había muerto en una expedición marítima, en 1311, ''porque este soberano no quería entender que era imposible llegar al extremo del mar circundante; él quería alcanzarlo e insistió en su intento''.

Un escribano egipcio tomó nota: hubo dos expediciones. En la primera, se enviaron 200 navíos ''llenos de hombres, y de muchas cosas de oro, agua y víveres, en cantidad suficiente para años''. Ya en la segunda, zarparon 2.000 barcos. (Historia General de África, ''Siglos XII a XVI'', Editorial Tecnos/Unesco, 1982, pág. 169).

En el año 1976, Iván Van Sertima, abrió una investigación sobre este tema. Dado que la capital, Niani, era una ciudad de tipo afroárabe, el arqueólogo boliviano Ibarra Grasso hizo un inventario de coincidencias entre artefactos culturales afroárabes e indígenas: conocimiento del número 0; idénticos pictogramas para representar los mismos instrumentos astronómicos; uso de piedras geomagnéticas como brújulas; representaciones precolombinas de negroafricanos; uso de alambiques para destilar alcoholes y perfumes; uso del arco árabe; cántaros con forma de asa-estribo; tipos de maíz, plátanos, y ñame; parentesco lingüístico del maude y el maya; etc. (América en la Prehistoria mundial, 1982).

¿Descubrió a Europa un pueblo del Hemisferio Sur en el siglo I?.- Según el naturalista romano Plinio, el monarca de un Reino llamado Trapobana (?) hizo llegar una embajada a Roma hacia los años 50-55 d.C. Eran cuatro morenos espléndidamente vestidos. ''Se admiraron al ver la Estrella Polar y las Pléyades, como si se tratase de un nuevo cielo'' anotó Plinio. ''Lo que más extrañaron, empero, fue el hecho de que en nuestro país todas las sombras se dirigían al norte y no, como en el suyo, hacia el sur, y además, que el Sol no saliera por la derecha y se pusiera por la izquierda, como ocurre en su tierra, sino al contrario''. (Ibarra Grasso, Op. cit, pág. 136).

En los mapas precolombinos, Cattigara se representa igual al continente suramericano; otras coincidencias son: profecías de Virgilio y de Séneca; comienzo del año méxica igual día que el calendario romano de Numa, el 26 de febrero, luego 1º de marzo; ambos de 365 días con intercalación de bisiestos; conocimiento de engranajes; idénticas máscaras de teatro; etc.

Anterior. Siguiente.