El último descubrimiento de un sistema estelar cercano a nuestro Sol había sido en 1916 con la estrella de Barnard, ubicada a 6 años luz.

Ahora y un poco más lejos, a 6,5 años luz, se ha encontrado un curioso sistema binario formado por dos enanas marrones que orbitan entre si, el que se ha denominado "WISE 1049-5319", por haber sido descubierto por el telescopio espacial financiado por la NASA Wide-field nfrared Survey Explorer (WISE).

El hallazgo fue protagonizado por Kevin Luhman, investigador de la Universidad Estatal de Pensilvania, EE.UU. y fue anunciado por su página de ciencia el 11 de marzo.

Un sistema binario de enanas marrones

El sistema binario descubierto es de estrellas enanas marrones, una verdadera curiosidad, sobre todo cuando se especula con que puedan tener exoplanetas que las orbitan.

Las enanas marrones son estrellas con poca masa que por su tamaño no alcanzan a tener la temperatura necesaria como para iniciar la fusión nuclear del hidrógeno, por lo que son relativamente frías y poco luminosas, comparadas con estrellas como el Sol o incluso comparadas con las menos visibles y menos calientes enanas rojas.

Sin embargo y en general, las enanas marrones son más masivas que Júpiter, lo que esa masa les permite sostener sistemas planetarios que las orbitan.

Entusiasmo con posibles exoplanetas en el sistema binario de enanas marrones

Luhman, que participa del Centro de Exoplanetas y Mundos Habitables de la Universidad de Pensilvania, se entusiasma con observar los eventuales exoplanetas del sistema y las posibilidades que brinda a los científicos su relativa cercanía. En este sentido señaló: "La distancia hasta este par de enanas marrones es de 6,5 años luz – tan cercanas que las transmisiones de televisión de la Tierra de 2006 están ahora llegando allá," y agregó: "Será una excelente base para la caza de planetas porque es un sistema muy cercano a la Tierra, lo cual facilita el poder ver los planetas orbitando a cualquiera de las enanas marrnes." En un derroche de optimismo Luhman especula con que en un fututo algo lejano el sistema descubierto podría ser uno de los primeros destinos a los que llegaría el hombre en misiones espaciales fuera de nuestro sistema solar.

Distancia del cercano sistema estelar descubierto

"WISE J104915.57-531906" se encuentra a 6,5 años luz, algo más alejado que la estrella de Barnard (6 años luz) y otro tanto más lejos todavía que el sistema trinario estelar más cercano a nuestro Sol, que es Alpha Centauri A, B (similares al Sol y ubicadas a 4,4 años luz) y C (esta última llamada también Proxima Centauri una enana roja a 4.2 años luz).

El telescopio WISE en la búsqueda de sistemas estelares cercanos

El telescopio WISE, lanzado en 2009, tiene como uno de sus principales objetivos, encontrar sistemas estelares cercanos, mediante el mapeo por vía del infrarrojo. El descubrimiento de WISE 1049-5319 es uno de sus grandes logros y fue llevado a cabo por Luhman mediante el meticuloso estudio de las imágenes obtenidas desde 2010. El astrónomo señaló al respecto: "En estas imágenes de cámara lenta, yo pude darme cuenta que este sistema se movía muy rápido en el cielo—lo cual fue una gran pista para saber que probablemente estaba muy cercano a nuestro sistema solar." y agregó: "Fue un trabajo de detectives ya que existen miles de millones de puntos de luz infraroja por todo el cielo y el misterio es saber cuál pudiera ser una estrella muy cercana a nuestro sistema solar."

Descartan que sea Némesis El inves

La famosa estrella de la muerte nunca encontrada "Némesis", la gemela maldita que orbita alrededor del Sol y causa cataclismos cada 26 millones años, era la gran incógnita a develar con estos cercanos astros encontrados. Pero la velocidad detectada en el sistema y su distancia, hacen que se descarte esta posibilidad. "Podemos asegurarnos de que el nuevo sistema de enanas marrones no es tal objeto (Némesis) ya que se está moviendo alrededor del cielo demasiado rápido como para ir orbitando alrededor del Sol”, señaló Luhman.

Comparaciones con detecciones anteriores del sistema

Las imágenes estaban pero debían ser corroboradas por antecedentes y Luhman encontró que lo que el creía en ese momento era una estrella, había sido ya detectada antes entre 1978 a 1999, y con estos datos pudo calcular donde estaría en un determinado momento, y los datos concordaban con el descubrimiento.

Esto le permitió también determinar la distancia y mediante una medición del espectro, vía telescopio Gemini Sur (Cerro Pachón, Chile), pudo determinar su baja temperatura, con lo que dedujo que era una enana marrón. Sin embargo faltaba una sorpresa, según Luhman: "Como un bono adicional inesperado, las nítidas imágenes de Gemini permitieron revelar también que el objeto no era solo uno, sino que eran un par de enanas marrón orbitándose entre ellas."

El sistema se ubica en la constelación de la Vela y ambas estrellas orbitan entre sí a una distancia de 450 millones de kilómetros en un período orbital de 25 años terrestres.

Fuente: Penn State Science