Desde hace años se vienen llevando a cabo investigaciones sobre las propiedades curativas de la sangre de los animales.

El foco de los científicos estaba puesto en los reptiles, en especial los cocodrilos, ya que su sistema inmunológico es mucho más poderoso que el de los seres humanos: puede actuar sobre las infecciones graves y es un sistema que se acciona con mucha velocidad, una vez producida la infección.

Pero ahora se han detectado propiedades curativas antibacterianas en la sangre de un mamífero, famoso por parecer un tierno peluche: el oso Panda gigante. Entre paréntesis digamos que es un mito la imagen de bondad del Panda comiendo bambú, atento a que en los últimos años se registran varios ataques a seres humanos que se les han acercado con fines de entretenimiento.

En todo el caso el Panda es más famoso por estar en peligro de extinción, aunque últimamente la población se viene recuperando, sobre todo en China, pero esto es harina de otro costal.

Propiedades de la sangre del Panda gigante

Un equipo de científicos de la Universidad Agrícola de Nanjing, en China, ha descubierto que una sustancia de la sangre del Panda es un potente antibiótico.

Se ha determinado que la sustancia es capaz de eliminar hongos y bacterias, así como las bacterias que se han vuelto resistentes a los fármacos tradicionales. Justamente en estos días se autorizó en EE.UU. un nuevo medicamento contra la tuberculosis multirresistente por la resistencia que el bacilo de Koch tiene con los fármacos tradicionales.

Tan optimistas son los descubridores que piensan en la posibilidades ciertas para mejorar tratamientos o curar algunas enfermedades de la humanidad, de hecho creen que la sustancia puede ser la base para una nueva generación de medicamentos antibióticos.

Compuesto cathelicidin-AM

El análisis del ADN de la sangre del panda gigante dio como resultado el descubrimiento de la existencia de la sustancia que se conoce como “cathelicidin-AM”. Según el director de la investigación, el Dr. Xiuwen Yan el “cathelicidin-AM mostró una potencial actividad antimicrobiana contra un amplio espectro de microorganismos, incluyendo bacterias y hongos, en sus versiones estándar como en cepas resistentes a los medicamentos”, y añadió: "Los antimicrobiales de códigos genéticos juegan un importante rol en la inmunidad innata contra microorganismos nocivos.”

El cathelicidin-AM es una sustancia antibiótica liberada por el sistema inmunológico de los Pandas y otros osos, que funciona efectivamente para protegerlos de infecciones, lo que resulta fundamental para su supervivencia cuando están en estado salvaje.

Propiedades de la sangre de reptiles

Resulta oportuno recordar la utilización terapéutica de la sangre de los reptiles, ya que estos animales tienen una notable resistencia a las infecciones y una facilidad notable para curarse de las lesiones. Habíamos mencionado a las investigaciones que se venían haciendo hace unos años en la sangre de los cocodrilos para aislar los anticuerpos que sean aptos para la salud humana; en esas investigaciones se ha detectado que los anticuerpos de su sangre llegan a eliminar las bacterias resistentes a sustancias como la penicilina.

Otros estudios apuntan a las propiedades antibióticas y cicatrizantes de las sustancias contenidas en la sangre de los reptiles, tomando como fundamento la capacidad biológica de regeneración que tienen estos animales. Es sabido que algunas lagartijas se desprenden de sus colas para defenderse, regenerándose rápidamente. Lo mismo ocurre con sus heridas y lesiones, por lo que se sabe de su resistencia las infecciones por su rápido proceso de cicatrización.

Las pruebas se hicieron con ratones heridos y se vio un proceso de acortamiento de los tiempos habituales de cicatrización.

El objetivo de este estudio, llevado a cabo en Uruguay con reptiles autóctonos, era determinar si los procesos ocurridos era de cicatrización o anti-infecciosos y con posterioridad y por medio de ensayos microbiológicos determinar si beneficia la cicatrización en pacientes con diabetes y si es capaz de eliminar bacterias que interfieran con esos procesos.

Fuente: BBC & Uruguaypiensa.org & Xatacaciencia