El grupo chino-turco que lleva a cabo la expedición, dice haber hallado los restos del mítico Arca. Ésa donde el renombrado Noé cargó las parejas de animales para que, luego del gran diluvio, se perpetuaran.

No es la primera vez que una noticia similar sale a la luz; la búsqueda científica o aficionada de relatos bíblicos ha sido durante vastos períodos de tiempo, y lo es aún, un ámbito de constante desarrollo y desenfreno, tanto para quienes quieren refutar como para quienes desean asegurar.

Según la Biblia, el monte Ararat fue lugar de encallamiento cuando el gran diluvio universal cedió. Las aguas bajaron y el Arca de Noé quedó en las alturas; se dice que desde aquel entonces nunca nadie ha testificado el gran bote.

La expedición chino-turca es cuestionada por la extraña forma de afirmar su hallazgo. Es muy poco frecuente oír a un científico decir que tiene una seguridad del noventa y nueve por ciento.

¿

Es posible?

La fotografía difundida no revela, ciertamente, el supuesto descubrimiento. En ella, se deja ver unas maderas (acaso de un habitáculo del Arca) en perfecto estado de conservación, e, incluso, un poco de paja seca sobre ellas.

Algo irrisorio dada la supuesta antigüedad del Arca: cinco mil años. A cuatro mil metros de altura, la estructura debería estar desecha, salvo que tuviese durante todos estos milenios, ciertos guardianes celestiales que lo conservaran del paso del tiempo.

La zona donde se encontró la mítica nave, estuvo hasta hace poco tiempo en manos de los separatistas kurdos. ¿Es posible que se haya obviado semejante estructura, que dicen haber hallado hasta con los cuartos donde supuestamente se alojaron los animales?

Los primeros anuncios hablan de la antigüedad ya mencionada, lo cual distancia aún más la ciencia, la religión y la pseudociencia. Hay quienes lamentan hallazgos como de este tipo por considerarlos un engaño vil, otros que creen y se asombran.

El Arca de Noé

Los lectores literarios de la Biblia, aseguran que el Arca de Noé es una figura irreal, que sólo tiene verosimilitud en el contexto mencionado; por ende, ellos dicen, que es una real tontería organizar este tipo de búsquedas.

Los ácidos, suelen mencionar que si la divinidad fue capaz de producir un gran diluvio y de prevenir a Noé, pues hubiera sido capaz de volver a crear lo animales, sin necesidad de organizar semejante travesía.

Pero también sucede que no todos lo científicos refutan la idea del diluvio, y que muchas culturas antiguas distintas a la cristiana, también lo mencionan. Este hecho en sí, no es suficiente para sostener la existencia del Arca, pero le da pie.

Los fieles al evangelio (según parece, la expedición chino-turca está impulsada por ellos) esgrimen la falta de fe humana y la real sustancia de los relatos bíblicos.

Ellos persiguen la palabra de Dios en la Biblia. Si no les otorgan este descubrimiento, seguirán buscando, infatigablemente.