Desde que hace unos años surgió la Teoría del Big Bang para explicar el origen del universo se han encontrado galaxias cada vez más lejanas, por ceirto que no tanto como para poner en duda la época calculada para el acontecimiento, determinada en unos 13.700 millones de años.

El año pasado fue GN-108036 cuya luz fue emitida hacia nosotros por lo menos 750 millones de años después del Big Bang. En estos días, un equipo de la NASA descubrió la decana de las hasta ahora encontradas, denominada MACS0647-JD observada desde la Tierra a sólo 420 millones después del Big Bang, anunció Marc Postman, astrónomo de la agencia espacial estadounidense (NASA).

Cualquiera otra cifra de las que manejamos habitualmente representa una fracción ínfima de tiempo y distancia, comparada con las dimensiones espacio-tiempo galácticas; sólo imaginar que esa luz que vemos tiene ese tiempo de originada, no cabe en la comprensión rutinaria.

El descubrimiento y dimensiones de MACS0647-JD

Esta galaxia lejana es pequeña: tiene unos 600 años luz de ancho. Comparada con los 150.000 años luz de nuestra galaxia, los 220.000 años luz de Andrómeda o incluso con los 14.000 años luz de la galaxia satélite de la Vía Láctea, la Nube de Magallanes, MACS0647-JD resulta una miniatura.

El descubrimiento resultó de la combinación de la acción de los telescopios espaciales Spitzer y Hubble y del efecto denominado “lente gravitacional”, sin el cual hubiera sido imposible el hallazgo.

El efecto de lente gravitacional

El efecto de lente gravitacional o lente gravitatorio surge de la teoría de la relatividad de Albert Einstein. La luz se propaga en línea recta, es decir la distancia más corta entre dos puntos. Esta circunstancia es la que ocurre cuando el espacio es plano, pero no siempre es así. El espacio puede tener curvaturas por efecto de la gravedad de un astro, lo que hace que la luz se desvíe en una trayectoria que se llama geodésica y que da una posición aparente distinta a la real del objeto que estamos viendo.

Una galaxia masiva produce la curvatura del espacio que la rodea y también un cúmulo de materia oscura lo produce; la materia oscura es uno de los descubrimientos más notables que permitió el efecto de lente gravitacional.

Zoom natural para revelar galaxias lejanas

Este efecto de lente gravitacional permite a los astrónomos utilizar las galaxias masivas por las que la luz se desvía para detectar las galaxias lejanas. El método ha ameritado la promoción de un programa establecido por el equipo de astrónomos CLASH – Cluster Lensing and Supernova Survey with Hubble - que utiliza el efecto como zoom natural por medio de los cúmulos galácticos masivos que hacen las veces de telescopios cósmicos, de modo tal que amplían la observación de las galaxias ubicadas detrás desde nuestra perspectiva.

Este es el efecto de lente gravitacional que para la descubierta MACS0647-JD operó como un aumento en su brillo de hasta ocho veces más de lo que podría observarse en la realidad. El cúmulo de galaxias que brindó esta potenciación fue el masivo J0647 7015, con el que la luz de MACS0647-JD se topó unos 8.000 millones de años después de partir.

Cómo se ve la galaxia más lejana

La luz de MACS0647-JD ha viajado por 13.300 millones de años desde unos módicos 420 millones de años posteriores a lo que la teoría dice que fue el comienzo del Universo, lo que permite una visión de esa época. Decíamos que su menguado ancho de 600 años luz tampoco le da un hándicap elevado a la hora de observar su luz.

Sin embargo los astrónomos se las han ingeniado para identificarla, incluso como la mancha diminuta que se ve en las fotos difundidas por la NASA, provenientes de tres imágenes tomadas por el telescopio Hubble.

Se cree que esta galaxia podría ser un paso en la formación de una galaxia más grande; sin duda que en el tiempo transcurrido habrán ocurrido muchos fenómenos con esa materia estelar.