La estrella Kappa Andromedae, ubicada en la constelación de Andrómeda, fue motivo de atención por parte de la comunidad astronómica debido al descubrimiento de un planeta masivo que la orbita.

La noticia, publicada en “The Astrophysical Journal Letters”, destaca que un equipo internacional anunció el descubrimiento de un exoplaneta, con un diámetro de un diez por ciento mayor a Júpiter; el hallazgo no pasa solamente por su impresionante masividad, sino también porque fue visto directamente por un telescopio terrestre - ubicado en Hawaii -, circunstancia totalmente excepcional, atento a que los exoplanetas no se ven en general directamente, sino que se deducen por el movimiento de bamboleo o por la disminución del brillo de sus estrellas anfitrionas.

Datos de la estrella de Kappa Andromedae y su exoplaneta

El gigantesco exoplaneta fue denominado Kappa Andromedae b. La letra “b” significa que es el primer planeta encontrado de la estrella Kappa Andromedae.

Algunos datos de la estrella:

  • se encuentra a 168 años luz de la Tierra.
  • es una estrella brillante joven.
  • es de las denominadas “subgigantes” con un radio de 2.3 veces el del Sol.
  • es por lo menos 2,5 veces más masiva que el Sol.
  • gira sobre su eje a gran velocidad: unos 176 km por segundo.
Datos de su planeta encontrado:

  • tiene una masa de casi 13 veces la de Júpiter.
  • orbita a una distancia similar a la del Sol con Neptuno, es decir unos 4.500 millones de kilómetros.
  • tiene una temperatura superficial aproximada de 1400 grados centígrados.
  • Su color es rojizo anaranjado

Kappa Andromedae b, ¿es un planeta o una enana marrón?

Un astro con la enorme masa descripta genera la controversia de si se trata de un planeta o una estrella enana marrón.

Las enanas marrones son astros de una masa menor a la de una estrella, pero más grandes que los planetas gigantes gaseosos. Los astrónomos debaten cual es el límite para esta clasificación: algunos dicen que una estrella enana marrón tienen desde 13 hasta 75 y 85 veces la masa de un planeta como Júpiter. Lo que ocurre con esta pequeña masa para ser estrella es que le impide generar las reacciones nucleares permanentes que producen la fusión del hidrógeno en su núcleo, como pasa en las estrellas. Por el contrario, la discusión también se plantea con astros menores a la masa mínima considerada, como que son enanas marrones ya que comparten características similares a las de sus hermanas mayores, por ejemplo su temperatura y luminosidad escasas. Estas características de las enanas marrones, hace que no sean visualizadas como las estrellas; justamente su palidez las ha identificado con la denominación de "enana marrón", pues su origen fue con menos gas y polvo interestelar que el que tuvo una estrella. Es por esto que se mantiene relativamente frío, pero puede tener como una estrella sus protoplanetas o su sistema planetario.

Respecto de Kappa Andromedae b dijo Michael Mcelwain del Centro Goddard de Vuelo Espacial de la NASA: "De acuerdo con los modelos convencionales de formación planetaria, Kappa Andromedae b cae apenas por debajo de la capacidad de generar energía por fusión, en cuyo caso se consideraría una enana marrón en lugar de un planeta".

Júpiter, como planeta masivo, irradia todavía calor remanente de su formación, pero no lo suficiente como para producir energía proveniente de la fusión del deuterio, que es un isótopo - es un concepto que comprende a los átomos del mismo elemento pero con distinta cantidad de neutrones y otra masa - del hidrógeno; las reacciones generadas hacen que conserve su calor por un largo tiempo y su materia se contrale con lentitud.

Kappa Andromedae b tiene las características de masividad como para producir este fenómeno de las enanas marrones, es por ello que este exoplaneta cae justo en el límite de ser una enana marrón, por lo que el sistema Kappa Andromedae podría ser binario, es decir de dos estrellas.

Consecuencias del descubrimiento de Kappa Andromedae b

Una de las sorpresas es la de la posibilidad de que estrellas subgigantes masivas y jóvenes, puedan generar astros también masivos que las orbiten, sean estos planetas gigantes o una enana marrón. Hasta ahora se pensaba que por el tamaño de la estrella, la formación de planetas masivos se vería impedida por la radiación, por lo que solo quedaba el disco de gas y polvo.

En este sentido el astrónomo Joseph Carson de la NASA, quien lideró la investigación dijo: "Este objeto demuestra que las estrellas tan grandes como Kappa Andromedae, de 2.5 veces la masa del Sol, son plenamente capaces de producir planetas".

Si pensamos a su vez en los posibles satélites de este astro masivo, que produce algo de calor por la fusión del deuterio y su posible naturaleza de enana marrón, y si esos satélites estuvieran a una distancia adecuada, bien podría pensarse en una zona habitable dentro de un sistema estelar verdaderamente asombroso.

Fuente: Sci-news