La clase política no dedicó el día de reflexión para reflexionar sobre lo que esperan los ciudadanos de ellos. Los más de 100 heridos, uno de ellos en estado muy grave, que se produjeron en la carga policial de esta mañana en la Plaza Cataluña de Barcelona contra los acampados del 15M demuestran el desprecio de los políticos a sus representados.

El lema “Democracia real ya” más vivo que nunca y la regeneración política urgente

El Movimiento 15-M, gestado en las redes, sociales saltó a las calles de una manera espontánea y no ha sido controlado por ningún partido ni por ningún sindicato, esta independencia de la política oficial les duele a los representantes de los ciudadanos.

Los políticos de todos los partidos están en el punto de mira del movimiento 15-M, es por eso que quieren acallar las protestas. En todas las asambleas se aprueban puntos encaminados a una regeneración de la política. La petición de reformar el sistema electoral es clamorosa.

También reclaman eliminar las múltiples prebendas de las que disfrutan los políticos, en especial exigen igualar los sueldos de los políticos con la media española y en cualquier caso que ningún político tenga un sueldo vitalicio.

Condenan la corrupción política y proponen que la ley electoral no permita listas con políticos condenados o imputados por corrupción.

Piden transparencia en las cuentas y la financiación de los partidos políticos.

Estas son posiblemente las verdaderas razones de los desalojos y de la actuación policial desproporcionada.

La Generalitat justifica el desalojo. Herido grave intervenido de urgencias

El consejero de Interior, Felip Puig, justificó el desalojo y la carga policial con estas palabras: “garantizar la higiene, la salud y la seguridad”, además de apelar a la utilización de la plaza ante una posible victoria del Barça en la Champions, mañana por la noche.

Comenta también que “Si ha habido algún error, lo asumo e iré a explicarlo al Parlament” y que “Hemos actuado con 'seny', cautela y cuando ha sido necesario, con contundencia”.

Todo es justificable pero la verdad es que tener a ciudadanos manifestándose en las plazas de las ciudades desde el 15 de mayo incomoda considerablemente a los políticos, y los deslegitima ante una gran parte de la población.

Uno de los heridos ha sido operado, en el Hospital Clínico de Barcelona, de una perforación de bazo y de pulmón, producida por una pelota de goma lanzada por la policía catalana. La intervención ha sido un éxito, aunque el pronóstico se mantiene como grave.

Solo con esta intervención se desacredita la acción de la los "Mossos", por poner en riesgo la vida de una persona que participaba en una manifestación pacífica. La acción no se justifica de ningún modo.

El desalojo en The Washington Post

La irresponsabilidad del consejero del interior de la Generalitat, Felip Puig, lleva a la #acampadabcn a las primeras páginas de los diarios internacionales.

Los medios de comunicación internacionales se hacen eco de las dificultades que están sufriendo los ciudadanos españoles, uno de los peores momentos de las últimas décadas, desde el punto de vista social:

  • 5.000.000 de parados, una cifra que escandaliza a toda la Unión Europea.
  • Casi el 50% de los jóvenes en situación de paro.
  • Embargos de miles de viviendas por impago de las hipotecas.
  • Muchos recortes sociales adoptados por el Gobierno al dictado de los mercados y las instituciones internacionales (FMI, UE).

La plaza de Cataluña en Barcelona recuperada por el movimiento 15-M

Los ciudadanos han recuperado la Plaza Cataluña en Barcelona, con muchísima mayor afluencia que en los últimos días.

Multitud de consignas coreadas por lo acampados, “el pueblo unido jamás será vencido”, menos policía y más educación”, “ahora más que nunca”.

Si lo que quieren es llenar las plazas, lo están consiguiendo, en la Plaza Cataluña en Barcelona a las 8 de la noche ya no cabe nadie más.

Los portavoces de la #acampadabcn, reclaman la dimisión del consejero del interior de la “Generalitat de Catalunya”, Felip Puig, por el violento desalojo de la plaza llevado a cabo por los miembros de la policía catalana, los Mossos de Escuadra.