Cincuenta presuntos casos de abuso, acoso y hostigamiento sexual en contra de mujeres y menores de edad recluidos en centros de detención migratoria de Estados Unidos fueron denunciados por la principal organización internacional de defensa y protección de los derechos humanos conocida como Human Rights Watch (HRW).

El reporte elaborado por HRW y titulado Detenidas y en Riesgo: Abuso Sexual y Acoso en los Centros de Detención Migratoria de Estados Unidos contiene al menos 15 incidentes y acusaciones de abusos documentados que han ocurrido en cárceles de inmigración en este país.

Garantizar la seguridad en los centros de inmigración de EEUU

En su informe de 24 hojas publicado en su página web www.hrw.org, sostienen que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU (ICE, por sus siglas en inglés) reconocen por primera la vez la necesidad urgente de implementar normas que aseguren la protección de las personas en dichos centros de detención inmigratoria.

Sin embargo, a juicio de HRW el Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Justicia, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y el Congreso de USA, deben trabajar en conjunto para poner punto final a estos abusos sexuales mediante la aplicación de leyes y normas de conducta que regulen este problema.

Human Right Watch investigó violencia contra mujeres

La investigación se centró en una serie de denuncias de incidentes y acusaciones de asalto sexual presentados al ICE desde el 2003, así como en informes de prensa, estudios gubernamentales, documentos judiciales, y entrevistas realizadas por Human Rights Watch entre los meses de abril y mayo de 2008 a mujeres detenidas, a quienes se les preguntó sobre la atención médica recibida y sobre las preocupaciones relacionadas con su detención.

Aunque la mayoría de los incidentes reportados han sido presentados por mujeres detenidas, incluyendo mujeres transexuales, los hombres no escapan a esta realidad, ellos también han informado de abusos sexuales.

La organización de derechos humanos señala que muchas violaciones ni siquiera llegan a ser reportadas o conocidas debido al temor de las detenidas a represalias por parte de las autoridades que trabajan en dichos centros y por la falta de una representación legal que les informe sobre sus derechos en prisión. No obstante, el HRW advierte que el número de casos registrados en este informe no llega a captar la magnitud del problema.

Inmigrantes detenidos por ICE

En el año fiscal 2009, alrededor de 383.524 personas fueron detenidas por el ICE. Se cree que el "sistema de detención tiene una población media diaria de más de 31.000, de los cuales las mujeres constituyen el 9 por ciento", asegura el HRW en su informe.

Las detenciones incluyen a inmigrantes indocumentados, solicitantes de asilo, residentes legales convictos de crímenes, refugiados que no han presentado a tiempo su solicitud de residencia permanente e incluso ciudadanos norteamericanos, cuya ciudadanía está en disputa con el Gobierno.

El promedio de tiempo de una persona en estas cárceles de migración es de 30 días, aunque algunas de ellas pueden durar incluso años.

No existe hasta el momento, registros por parte del Gobierno de este país que se centren sobre los abusos sexuales cometidos en estas cárceles. Sin embargo, según la Oficina de Estadísticas de Justicia (BJS siglas en inglés) entre los casos de violencia sexual en los centros penitenciarios a nivel nacional existen 6 denuncias en el 2004, dos en el 2005, y sólo una en el 2006.

Víctimas de violencia sexual en EEUU

En Texas, durante el 2008, cinco mujeres detenidas en el Centro de Procesamiento Puerto Isabel, fueron manoseadas en sus partes íntimas por el guardia Robert Luis Loya, quien les aseguró que estaba trabajando bajo instrucciones del médico. Dicho agente fue sentenciado por un juez federal el pasado mes de abril a tres años de prisión. Es de destacar, que los ataques ocurrieron entre los meses de marzo y abril del 2008, pero Loya había trabajado alrededor de seis años y medio antes de ser despedido por dichos abusos.

Mayo 2007, el centro de detención familiar conocido como Hutto capto por vídeo a un guardia que entró a una célula madre tomó a un pequeño niño que se encontraba en una cuna y tuvo contacto sexual con el menor. Dicho guardia no enfrentó ningún proceso penal por parte de las autoridades estatales o federales.

Una mujer fue víctima de violación después de que un agente de ICE abusara de ella cuando era transportada a un centro de detención en Florida. Dicha mujer señaló al diario The Miami Herald que temió por su vida en manos de ese hombre armado en quien ella estaba bajo custodia.

Casos como los anteriores, han sido denunciados también en otros estados como Washington, California, Wisconsin, Nueva York, Nueva Jersey y Arizona.