Cada vez es mayor el número de viajeros que utilizan el tren o el avión para desplazarse. Con el aumento de tráfico también se produce un incremento de las incidencias que afectan a los viajeros. Las conflictos más habituales donde los derechos que amparan a todo viajero han de aplicarse y, dado el caso, denunciarse, están a la orden del día. Es necesario tener un conocimiento básico de estas cuestiones para saber a qué atenerse en todo momento.

Cancelación de vuelo

Al cancelarse un vuelo la compañía debería proporcionar una alternativa para que el pasajero pueda llegar a su destino con menos de 2 horas de retraso. Si no fuera posible y el vuelo sale al día siguiente, los derechos se concretan en la comida, el alojamiento, traslados y dos comunicaciones. Igualmente puede solicitarse la devolución del precio del billete en un plazo de 7 días.

Indemnización y reclamación por cancelación del vuelo

En cuanto a las indemnizaciones y en vuelos inferiores a 1.500 km. corresponden 250 euros o 125 euros si se ha logrado viajar hasta el destino con menos de dos horas de demora. Para vuelos entre 1.500 y 3.000 km –ó 1.500 km. si es intracomunitario– la cantidad es de 400 euros o 200 euros si la compañía ha facilitado la llegada al destino con menos de 3 horas de demora. De 3.500 km. en adelante la indemnización será de 600 euros o 300 euros en caso de llegar con menos de 4 horas de demora.

Cancelación billetes de tren

Cuando la cancelación se produzca dentro de las 48 horas previas al viaje, el pasajero tiene la opción de recuperar el importe del billete o bien realizar el trayecto previsto en similares condiciones.

En caso de interrupción del viaje tiene derecho a ser trasladado a su destino en condiciones similares, con derecho a los gastos de manutención y hospedaje, siempre y cuando se supere la hora de espera.

Overbooking

Ante una situación de overbooking la compañía busca voluntarios que renuncien al vuelo a cambio de ciertos beneficios. Tanto si el pasajero acepta como si no lo hace, tiene derecho a las mismas indemnizaciones que en el caso de la cancelación del vuelo.

Retraso del vuelo: indemnización y reclamación

En caso de retraso de más de 2, 3 ó 4 horas, según las distancias ya contempladas, el pasajero tiene derecho a la misma asistencia por lo que respecta a comida, desplazamientos y hospedaje.

En cuanto a las indemnizaciones puede solicitarse una indemnización de hasta 5.000 euros por daños y perjuicios, siempre y cuando el retraso no obedezca a causas extraordinarias.

Tal y como refleja una sentencia del Tribunal de Justicia Europeo la compensación económica, en el caso de un retraso superior a 3 horas, ha de ser el mismo que corresponde a una cancelación. Si es superior a 5 horas, el pasajero tiene derecho a recuperar el importe íntegro del billete.

En el caso de estar a medio camino y cuando proseguir ya no tiene sentido para el pasajero, éste tiene derecho a que se proporcione un billete de regreso.

Retraso del tren: indemnización y reclamación

Cuando el retraso sea superior a la hora, al viajero le corresponderá la mitad del precio del billete, siendo el total cuando haya transcurrido hora y media. En el AVE la devolución será del 50% en retrasos de 15 minutos y la totalidad si supera la media hora. El AVE Madrid-Sevilla, sin embargo, devuelve el total del importe pagado si el retraso es superior a 5 minutos.

Pérdida o daños en el equipaje en el avión

Ante cualquier problema con el equipaje, el primer paso consiste en describir la incidencia en un parte que debe proporcionar la compañía. Conviene presentar todas las pruebas posibles y no sobrepasar los plazos, que son de 7 días para el equipaje dañado o incompleto y de 21 si hay retraso en la entrega o se ha perdido.

Pérdida o daños en el equipaje en el tren

Por lo que respecta al tren, los daños sufridos en el equipaje obligan a la compañía a pagar 14,50 euros por kilogramo con un límite de 60 euros por pasajero.

Además de todas las normativas expuestas, y que rigen tanto para el avión como para el tren, el pasajero está en su derecho de reclamar indemnizaciones en concepto de daños y perjuicios.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".