La depresión después del acto sexual es más común en las parejas que han compartido varios años juntos, o para quienes practican la actividad sexual sin amor .

Enamorarse

El enamoramiento es un sentir duradero o pasajero. Atrae a las personas mas que volver a encontrarse, por un encantamiento que hace palpitar de felicidad. La pasión llega tiempo después, para sentir una sensación interna a flor de piel. Esta sensación hace que la persona se sienta flotando en una nube, para vibrar de emoción. La sonrisa se dibuja para dejar salir libremente la irradiación de felicidad interna.

El deseo sexual comienza a sentirse cada vez más profundo, la excitación se siente espontánea y naturalmente, sin estímulos manuales o mentales a cualquier hora o lugar. En la nueva relación hay mucho para hablar, descubrirse mutuamente, caricias, besos, pequeños halagos, juegos, detalles, antes, mientras, y después de haber hecho el amor.

La pareja se enriquece, y a partir de ahí, puede surgir el amor duradero por el cual continúan la relación. La pasan muy bien juntos, todo es de maravillas y sienten placer de compartir, sin postergar nada para mañana, no hay tiempo para deprimirse.

Es una motivación que da fuerzas para continuar, para ver todo mucho más hermoso, es un sentimiento que la vida regala, como un tesoro para cuidar y reconquistar.

La fórmula de enamorar cada día, es de indagar discretamente en las necesidades que harían feliz al compañero. Es muy posible de confundir pasión con amor y de creer que existe un gran enamoramiento, en este caso el mejor amigo para aclarar la confusión, es el tiempo.

Con el transcurso de los años, la intriga de descubrirse cada uno, se deja de buscar porque se conocen suficiente y los defectos aparecen para perturbar la armonía. Muchas cosas que no molestaban en el pasado porque no se veían, pero que siempre existieron, pasan a formar parte de una sombra que forma una barrera.

La atracción sexual va disminuyendo a tal grado, que, sin estímulos, puede tardar en despertarse el deseo y excitación. El ambiente amoroso se torna frío y distante, el espacio para enamorar se olvida. Los juegos de enamorados pasaron a segundo plano, y es la razón de algunos casos, por la cual no se siente deseo sexual. Cuando la etapa del encantamiento se apaga, muchas cosas cambian, o dejan de funcionar en la vida sexual. Esperando uno por el otro, quien se acerca primero para estimular y abrir el deseo, lo cual genera un mecanismo casi de robot, forjado para tener un poco de placer.

Tras todas estas reacciones que presenta el ser humano, conducen a que el momento sexual placentero que se desea tener, sea imposibilitado por la frialdad y falta de libertad para sentirse uno mismo. Dar espacio al otro para encontrar cualquier argumento y sorprender, sea pequeño o grande, no importa la hora, lo importante es no dejar de intentarlo.

Depresión

Los expertos de la salud señalan que puede tratarse de un padecimiento psicológico, porque el órgano sexual más importante, es el cerebro.

Se puede hacer el amor sin llegar al orgasmo, y experimentar placer, compartiendo con la pareja lo que se siente en el momento. El sexo no es solamente para lograr eyacular, se trata de dejar salir lo que se siente libremente, sin obligación de sentirse como una máquina programada.

El efecto de sentir cuadros de depresión o tristeza después del orgasmo, es normal y común en la mayoría de las personas. Depende de cada historia de vida en la pareja, influye mucho lo que se puede sentir.

En el momento del deleite sexual, la mente juega un rol muy importante, que pone a prueba el sentido emocional.

Afectando indirectamente la autoestima, la cual hace inhibir a las personas frente a los trastornos de relación, comunicación, amor, aventura pasajera y miles de ejemplos más, que pueden generar reacciones adversas.

Tanto los hombres como mujeres, desencadenan cuadros de tristeza, vacío, depresión, mal humor, e incluso llorar al finalizar la eyaculación.

Prevenir la depresión

No existe receta milagrosa, tal parece, todo pasa por la mente y lo que hay en ella en ese momento.

La mente se puede preparar anteriormente, a que si no sale algo bien, se puede volver a intentar en otro momento. Seguramente será mucho mejor, porque surgirán otros hechos imprevistos y con más creatividad.

Después del orgasmo se puede gozar del alivio, pero también puede desencadenar un estado de vacío en las partes íntimas y el vientre. Para quitar el malestar, la creatividad de los juegos y masajes con aceite especial, ayudan a concentrar el calor. Se pierde le sensación de vacío y aumenta el libido nuevamente.

Cada historia de amor es diferente, se siente de muchas formas, por hijos, familia, amigos, animales, pero amar a alguien para vivir en pareja, es porque antes hubo enamoramiento. No todas las personas poseen el don de hacer empeño para enamorar a su compañero o compañera después de varios años juntos.