El deporte es bueno para la salud. Mejora la imagen corporal, la sensación de bienestar y proporciona optimismo en la mente. Hacer una hora de ejercicio al día es muy bueno para la salud, tanto física como mental.

Aunque el deporte en exceso (como todo) puede llegar a ser bastante perjudicial. Es donde encontramos a los adictos al culto al cuerpo. Éstos son personas que se obsesionan con verse cada vez más musculados, y esta enfermedad es llamada vigorexia.

Vigorexia ¿qué es?

“La dismorfia muscular o vigorexia, es un trastorno alimentario caracterizado por la presencia de una preocupación obsesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal (dismorfofobia). A veces es llamada anorexia nerviosa inversa o complejo de Adonis, la dismorfia muscular es un tipo muy específico de trastorno dismórfico corporal”. (wikipedia)

Esta enfermedad, que es mucho más común en hombres, hace que éstos se obsesionen con su cuerpo, llegando a pasar de ocho a diez horas en el gimnasio. Desde luego uno de los factores que ocasiona la vigorexia son los factores socioculturales, que hacen que esta enfermedad sea cada vez más común. Por ello se ha llegado a comparar la vigorexia con enfermedades como la anorexia, que en porcentaje sufren más mujeres.

In médium virtus est

La obsesión por algo siempre es algo negativo: trabajo, ocio, deporte, culto al cuerpo… Siempre se ha dicho que “en el punto medio está la virtud” y ahí es donde necesitamos llegar para poder encontrar el equilibrio.

Hacer deporte es muy bueno, pero es más bueno cuando se práctica en equipo, varios días a la semana, pero no todos… Hay que hacer del deporte un hobbie, no una obligación.

Es esencial mantener en forma los músculos mentales ya que no sirve de nada tener un cuerpo perfecto si mentalmente no hay nada. Por ello, y para llegar al equilibrio, es necesario ejercitar tanto unos como otros. Músculos mentales y físicos.

Correr hacia la buena salud

El deporte es mejor o peor dependiendo de la genética. Pero siempre será un factor positivo a favor de nuestra salud física y mental. Pero hay un factor negativo, y es el de llevar el deporte al extremo, que como en todo, no es bueno. Por ello, es bueno realizar ejercicio: apuntarse a un gimnasio, ir a andar una hora al día, salir a correr por la ciudad, para respirar el aire puro (o un poco contaminado) o simplemente ir a jugar un partido, de algo, con tus amigos.

Haga deporte, tenga esa iniciativa ahora, que no se convierta en un propósito de año nuevo. El deporte, en su medida, es salud.