Actualizaciones:

El 15 de mayo empezó en España algo imparable, 17 de mayo de 2011.

#nonosvamos, #spanishrevolution, #acampadasol, @acampadabcn, 18 de mayo de 2011.

La Junta Electoral de Madrid y la plataforma ¡Democracia Real Ya!, 18 de mayo de 2011.

Los ¡Indignados! Consiguen portada en "The Washington Post", 19 de mayo de 2011.

La desigualdad social, que aun existiendo siempre parecía inexistente, se revela de repente ante los ojos de todos. Los más jóvenes nacidos en los años de una relativa abundancia, se chocan con la triste realidad de la precariedad y de la pobreza.

La desigualdad y la pobreza en nuestra casa

Ver noticias como esta, publicada por Rafael J. Álvarez en El Mundo.es, martillean las conciencias de todos los ciudadanos: “La mitad de los pobres ya no puede comprar medicamentos u otros tratamientos. Cuatro de cada 10 personas por debajo de los 8.000 euros al año pasa o ha pasado hambre en los últimos 10 años y un tercio de los excluidos de esta España del Primer Mundo vive en 15 metros cuadrados.”

La pobreza está a la vuelta de la esquina. Se vivieron unos años adormecidos por los cantos de sirena del consumismo, los políticos gastando mucha parte del dinero público en dar boato al país y a ellos mismos, y los ciudadanos contentos pensando que definitivamente se había abandonado la España triste y pobre.

¡Democracia real ya! No somos mercancía en manos de políticos y banqueros, lema para el 15 de mayo

Unos cuantos ciudadanos españoles, la mayoría jóvenes pero algunos no tan jóvenes, hartos de la precariedad en las que se les obliga a vivir, hartos de sufrir reformas antisociales una tras otra, acusan a los poderes políticos y económicos de la precaria situación en la que una buena parte de la ciudadanía española está abocada.

Se organizan en la plataforma ¡Democracia real ya! y convocan a toda la ciudadanía a salir a la calle el día 15 de mayo de 2011 a las 18:00 horas, bajo el lema “¡Democracia real ya! No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”

Cada día se incrementan las manifestaciones convocadas en las diferentes ciudades españolas, podéis encontrar las convocatorias en la página web del colectivo o en su facebook.

Resumen de las propuestas de la plataforma ¡Democracia real ya!

1. Eliminación de los privilegios de la clase política.

2. Contra el desempleo.

3. Derecho a la vivienda.

4. Servicios públicos de calidad.

5. Control de las entidades bancarias.

6. Fiscalidad.

7. Libertades ciudadanas y democracia participativa.

8. Reducción del gasto militar.

La dictadura del mercado y la falta de imaginación de los políticos en general

Como dijo el Presidente del gobierno en el debate del estado de la nación en el Congreso de los Diputados el día 14 de julio de 2010:

Muchos ciudadanos han vivido, desesperanzadamente, la pérdida de su empleo o el cierre de su negocio.

Muchos ciudadanos sienten incertidumbre sobre el futuro y sobre nuestro bienestar individual y colectivo.

Han sido meses en los que hemos debido tomar decisiones importantes que, aunque hayan buscado la defensa de los intereses generales, en ocasiones han afectado a los intereses, las expectativas, los deseos, de algunos ciudadanos.

Y todos se preguntan, con toda legitimidad, qué hemos hecho, qué estamos haciendo para salir de este bache profundo.”

La falta de valor y de coraje de nuestros políticos es lo que afecta a nuestros intereses, a nuestras expectativas y a nuestros deseos. Solo se les ocurre hacer políticas encaminadas a empeorar la vida de los más desfavorecidos. Usando las recetas dadas por “el mercado”, que cual dragón medieval nos impone sacrificar a los más débiles, tal como sacrificaban a las doncellas para huir de sus feroces fauces.

Estas iniciativas de movilización ciudadana representan el desencanto que tiene la ciudadanía respecto de los políticos, sumidos a los dictados de los poderes económicos y sin imaginación para poner en marcha otro tipo de iniciativas no estandarizadas,, se pudiera decir que “revolucionarias” en tanto fueran favorecedoras de los menos agraciados económicamente.

Los jóvenes, como siempre, estarán a la vanguardia de las movilizaciones, no les queda de otra: luchan por su futuro. Ya están hartos de estudiar tanto para ser esclavos.