La prostitución masculina es un modus vivendi al que recurren cada vez más los varones, como una gran alternativa para aumentar sus ingresos económicos. Como muchos otros temas controvertidos, nadie habla sobre ella, como si no existiera, pero está presente por doquier. Es una realidad en nuestro panorama, en ocasiones manejada por agencias de acompañantes (como el caso que se abordará a continuación), camuflada como sala de masajes, pero en otras, mostrada abiertamente en las calles de nuestras urbes.

Por razones obvias, la identidad del entrevistado ha sido protegida, pero nos revela un mundo en el que consigue sobrevivir a través del comercio carnal con clientes que han contactado a la agencia reclutadora de sexo servidores.

Entrevista con sexo servidor

Razones

¿Por qué escogiste esta actividad?

“Porque en la actualidad estoy becado por la universidad pero la beca cubre únicamente el 50% de las colegiaturas y no tengo un trabajo de medio tiempo para cubrir los gastos y mi prioridad es terminar la carrera y esta actividad me lo permite de manera desahogada. De cualquier manera, no creo dedicarme a esto por más tiempo una vez que concluya mis estudios”.

Apariencia, edad, salud

¿Qué requisitos se necesitan para convertirse en sexo-servidor?

“El sexo servidor debe observar una apariencia saludable, tener higiene y buena presentación. La edad no es tan importante, pero la salud es un aspecto básico, tanto a nivel físico como emocional, ya que si en algún momento no se puede cumplir con un servicio, no será retribuido por el cliente”.

VIH, ETS y selección

¿Es necesario hacerse la prueba del VIH?

“Sí, es necesario practicarse la prueba del VIH porque en este servicio se debe hablar con la verdad, en caso de ser portador, aunque no es el mío. La Secretaría de Salud regula a los sexo servidores respecto a su control en VIH. De igual manera, los sexo servidores nos sometemos a estudios periódicos para prevenir contagios de las ETS (enfermedades de transmisión sexual)”.

¿Cómo te seleccionaron y cómo funciona?

“Un amigo me informó de la existencia de una agencia reclutadora de sexo servidores y llamé para concertar una cita. Me dieron una entrevista para un “casting” y fui seleccionado al aprobar las pruebas de aptitud y desempeño para el servicio. Se hizo énfasis en que el servicio no debe caer en maltrato por parte del sexo servidor ni tampoco del cliente. El cliente paga concluido el servicio y se deposita un porcentaje en la cuenta bancaria de la agencia”.

Protección, funcionamiento

¿Qué tipo de protección ofreces al cliente y para ti?

“La agencia de acompañantes maneja la información del cliente de manera absolutamente confidencial. Cuenta de antemano con un catálogo de los sexo servidores para escoger entre ellos al mejor postor.

El cliente tiene la certeza, ofrecida por la agencia, de que el sexo servidor se comportará a la altura y nunca intentará excederse con el cliente. La agencia se pone en contacto con el sexo servidor y conviene en una cita inmediata. En cuanto a la protección, los preservativos, de la mejor calidad, los proporciona directamente la Secretaría de Salud a la agencia y esta a su vez a los sexo servidores. El cliente desconoce el verdadero nombre del sexo servidor y este no puede aceptar propinas ni comisiones ofrecidas por el cliente”.

¿Están enterados tu familia y amigos de esta actividad?

“Mi familia no, sólo algunos compañeros de la universidad. Me dedicaré a esta actividad únicamente por el tiempo que me tome concluir mi preparación universitaria”.

Encuentros, rol, higiene, costo

¿Cómo suele ser el encuentro inicial con un cliente?

“El encuentro inicial con el cliente ocurre de manera directa porque sé lo que el cliente desea y el servicio se vende de esa manera. Todo queda incluido en el servicio que se va a prestar”.

¿Puedes adoptar cualquier rol o es definitiva tu posición a prestar?

“En mi caso personal, desempeño mi papel invariable como activo y que ha sido solicitado por el cliente a partir del catálogo que le permite escoger el servicio que desea contratar”.

¿Qué medidas higiénicas se toman antes y después y, a cuánto asciende la retribución?

“Las medidas higiénicas son llegar en estado impecable a un servicio y asegurarse de que el cliente esté limpio y aseado pues en caso contrario, me retiro del lugar y cancelo el servicio. Si se considera conveniente, se puede pedir cortésmente al cliente que se duche. Siempre llevo los preservativos obsequiados por la Secretaría de Salud pues confío más en ellos que en la posibilidad de utilizar los que el cliente me ofrezca.

Posteriormente al coito, se retira el preservativo con papel higiénico y se dispone en el sanitario. Es de vital importancia asegurarse de no tocar los fluidos para evitar cualquier infección, tanto para el cliente como para el sexo servidor. El costo es de 900 pesos por sesión durante un tiempo máximo entre 45 y 60 minutos”.

Impuestos, registro ante la Secretaría de Salud

¿Pagas impuestos, estás registrado ante la Secretaría de Salud?

“No pago. Sí hay un registro ante la Secretaria de Salud y periódicamente nos imparten pláticas para mantener nuestra salud con respecto a las enfermedades de transmisión sexual, y se nos aconseja estar al corriente en las revisiones médicas rutinarias, practicadas a los sexo servidores”.

Muchos varones ven en la prostitución la única salida a sus dilemas económicos, aunque algunos la ejercen de manera eventual y otros incluso por curiosidad. De hecho, se asegura que la demanda de los sexo servidores masculinos supera la de transexuales o mujeres meretrices.