El delfín mular es el más común de las más de 30 especies que existen. Esto es porque suele criarse en cautividad, debido a su carácter sociable y a su inteligencia. Tiene un comportamiento extremadamente amigable y es muy solidario, tanto con miembros de su misma especie como incluso con humanos. Se alimenta fundamentalmente de peces y se comunica a través de sonidos. Su nombre científico, Tursiops truncatus.

Características y estilo de vida

El delfín mular habita en aguas templadas y cálidas y puede encontrarse en todos los océanos, excepto el Ártico y el Antártico. El peso de un delfín mular varía entre 130 y 300 kg. y mide entre 1,5 y 4 metros. Para nadar, se impulsa realizando movimientos verticales con su cola. Aunque la velocidad habitual a la que nada es de entre 5 y 11 km/h, puede alcanzar los 35 km/h. Cada 5-8 minutos tiene que salir a la superficie para respirar y dentro del agua no puede descender a más de 300 metros de profundidad. Cuando sale a respirar, lo hace a través del espiráculo, que es el orificio que posee en la parte superior de la cabeza. El delfín mular vive en grupos de entre 10 y 12 individuos, denominados vainas. Suelen ser conjuntos de hembras con sus crías, ya que los machos viven en grupos de 2 o 3 y se acoplan a varias vainas durante periodos cortos de tiempo. Puede vivir hasta los 20 o 30 años.

Comportamiento e inteligencia

El delfín mular tiene un carácter muy amigable. Tanto es así que en ocasiones se acerca e interactúa con los humanos e incluso se conocen casos de delfines que han rescatado a personas, sacándolas da la superficie o han ayudado a otros animales a volver al mar. A pesar de ello, también actúan como depredadores, mostrando comportamientos agresivos sobre todo entre los machos que pelean por una hembra, o cuando quieren comer, para atrapar a su presa.

El delfín mular es el segundo animal más inteligente que existe después del ser humano, debido a que tiene el cerebro muy grande en proporción al cuerpo.

Reproducción del delfín mular

Las hembras llegan a su madurez sexual entre los 5 y los 12 años. Los machos, entre los 9 y los 13 años. La época de celo suele ser la primavera y el tiempo de gestación es de unos 11 o 12 meses. Tras este periodo, la hembra pare una sola cría, con un peso de entre 30 y 40 kg. y un tamaño de entre 1 y 1,5 metros. La cría del delfín mular puede nadar y respirar por sí sola prácticamente desde que nace, pero necesita la ayuda de su madre para alimentarse. Ésta le amamanta durante unos 18 meses, periodo tras el cual el joven delfín se alimenta de peces por sí mismo. La hembra del delfín mular se aparea cada 2 o 3 años.

Alimentación

El delfín mular se alimenta mayoritariamente de peces, sobre todo caballas, sardinas, anchoas, salmones y chicharros. En menor medida también come crustáceos, calamares y otros invertebrados que pueda encontrar en el mar. En un día puede comer el equivalente al 10 por ciento de su peso. Para conseguir los alimentos suele ir en grupos. Pueden llegar a juntarse cientos de individuos que acorralan a las presas lo más cerca posible de la superficie, para que no puedan escapar, y los aturden mediante chillidos. El delfín mular también puede cazar en solitario, persiguiendo a su presa hasta agotarla, momento en el que le resulta sencillo capturarlo. En algunas ocasiones nada alrededor de embarcaciones a la espera de desperdicios de la pesca.

Sentidos del delfín

El delfín mular localiza objetos o seres vivos a través de ultrasonidos. Mediante una técnica de sónar el delfín puede ver a través de sus oídos. Emite sonidos que rebotan contra algo y vuelven al lugar donde se encuentra el delfín. En función de la potencia y dirección de las señales, el delfín mular saber si se trata de un banco de peces, una roca u otro delfín.

El delfín mular tiene un sentido del olfato malo, pero cuenta con muy buena vista. Además, posee un sistema que le ayuda a ver mejor en condiciones de poca luz. Sus ojos están situados a ambos lados de la cabeza.

Comunicación de la especie

Su cuerpo y los sonidos son los principales medios que utiliza el delfín mular para comunicarse. Junto al espiráculo (el orificio que tiene en la cabeza), posee seis bolsas de aire que utiliza para emitir sonidos, diferentes y característicos en cada individuo. El delfín mular utiliza este sistema, además de para comunicarse, para localizar alimentos, orientarse o relacionarse con otros delfines.

El estilo de vida y el comportamiento del delfín mular, hacen que sea un animal muy popular, debido a su carácter amigable y cercano. Este cetáceo pasa gran parte de su tiempo jugando y es común verle cerca de las costas dando divertidos saltos. En España no está permitido, pero en algunos lugares y bajo la supervisión de expertos, existe la posibilidad de nadar con ellos. Para verlos, no hay más que acercarse al mar, armarse de paciencia y esperar.