Los preparativos para la llegada de un bebé es una tarea que los padres disfrutan y comparten. Desde la compra de todos los artículos imprescindibles hasta la creación del ambiente para la habitación. Hay diversos elementos a considerar en cuanto a: mobiliario, ubicación, seguridad, entre otros. Un detalle divertido y atractivo puede ser adornar la pared con una cerca de madera y agregar complementos decorativos de acuerdo con el ambiente del dormitorio.

Materiales y elaboración de la cerca de madera

Para crear la cerca de madera se requiere:

  • Paneles de madera MDF acanalada de 10 a 16 mm.
  • Pintura acrílica para madera country en varios colores
  • Figuras de madera para decorar
  • Varillas de madera donde pegar las figuras
  • Tornillos y taquetes para fijar a la pared
  • Pegamento o silicona
Medir adecuadamente las dimensiones de la habitación y calcular una altura entre 40 y 50 centímetros. Los paneles de madera se cortan a través de los canales para lograr el efecto de maderas superpuestas como en una cerca. Para crear las puntas es recomendable utilizar una plantilla y aserrarlas en forma de picos, cuidando que las puntas sean redondeadas y sin salientes.

La madera se lija adecuadamente para lograr una superficie lisa y uniforme. Al final se protege la madera con pintura, preferentemente en colores claros, y se fija adecuadamente a la pared desde el piso. Con esto, la cerca está lista para agregar los detalles.

Agregar detalles decorativos para la habitación del bebé

Dependiendo del sexo del bebé se pueden seleccionar los elementos o colores a utilizar. Para el cuarto de la niña los detalles pueden ser flores, mariposas y abejas; en el caso de un niño pueden ser animales, pelotas, coches, que se pueden colocar en diferentes posiciones. La idea sería que el niño pueda jugar con ellos e incluso utilizar la cerca para realizar sus primeros dibujos.

Las figuras se decoran con colores llamativos y se pegan en la cerca o bien utilizando varillas que se pueden pegar o colocar entre los acanalados de la madera. Muy pronto el niño jugará a buscar la combinación que más le gusta.

Como complemento decorativo le da un toque diferente a la habitación, pero adicionalmente ayuda a proteger la base de la pared de golpes, ralladuras y las “divertidas” creaciones pictóricas que terminan "alterando" el decorado de la habitación infantil. Es una solución económica y de gran utilidad.