En la decoración de interiores es muy común la restauración de muebles antiguos. En las almonedas se suelen encontrar gran variedad de piezas, siendo los bancos de madera unos de los más buscados.

Los hay de gran variedad de modelos y estilos, siendo también diferentes los tipos de madera que se utilizaron para su fabricación. Por lo general provienen de casas rurales, siendo también muy bien acogidos los que pertenecieron a iglesias.

Suelen utilizarse para segundas residencias, donde la decoración en general es rústica, o incluso en viviendas con una decoración de estilo moderno donde suele combinarse con piezas clásicas, para dar un toque diferente a determinados locales.

Dónde colocar los bancos de madera para mejorar la decoración

Los bancos de madera aportan gran calidez al ambiente y como elemento de decoración, su función no se ciñe a la de sentarse, sino que tiene otras múltiples aplicaciones.

Para su elección hay que tener muy claro cuál es el local en el que van a ser colocadas para evitar equivocaciones en cuanto a estilo y a las dimensiones adecuadas.

En recibidores amplios, que generalmente tienen una sensación de ambiente frío y poco aprovechado, la ubicación de un banco de madera con asiento angosto de no más de 40 cm, adornado con cojines y mantas, aporta al espacio una calidez especial, transformando un espacio puramente de paso en un lugar de estar. El roble es un tipo de madera muy utilizado para estos casos.

En pasillos anchos suelen utilizarse los bancos de madera largos, como podrían ser por ejemplo los de iglesia.

Decorar el salón o los dormitorios con bancos de madera

Los que tienen respaldo bajo pueden ser una buena opción para colocarlos en un salón con comedor para determinar virtualmente una separación entre ambas áreas de la casa.

En dormitorios que tengan una decoración moderna, colocar un banco de madera a los pies de la cama junto a una lámpara de pie puede transformar este lugar en un exquisito espacio para la lectura y la meditación.

Pero su uso no solo se adapta a los interiores. Cuando la madera es apta para exterior, son elementos que pueden aportar mucho a la decoración de un jardín, o incluso en porches de acceso a la vivienda o marquesinas que se encuentran junto a la piscina. En general las maderas de exterior son todas las consideradas maderas exóticas.

Algunos modelos de bancos de madera

Los modelos que pueden encontrarse en las almonedas son variados.

Los bancos de iglesias son aquellos que se caracterizan por tener bajo el asiento un cajón a modo de baúl, el que es muy útil para el guardado de mantas y libros.

Otro es el modelo andaluz, de una gran calidez, caracterizado por sus barrotes torneados con asiento de paja.

Otro tipo de bancos que se están rescatando son las antiguas butacas de cine y teatro, las que aportan un aire diferente a la vivienda.

Cosas a tener en cuenta de un banco de madera para la decoración del hogar

Al momento de adquirir una pieza hay que tener en cuenta ciertos aspectos.

Si el banco es de madera de pino, no hay que perder de vista que ésta es una madera muy atacada por la carcoma, por lo tanto hay que revisar en profundidad para comprobar que no esté infectado.

Si faltan piezas, como ser barrotes por ejemplo, hay que evaluar si no vale la pena directamente cambiarlos a todos, porque reemplazar uno o dos puede quedar con un aspecto desagradable.

Los bancos de madera son elementos de mucho valor decorativo y buscando pueden encontrarse a precios muy económicos. Sin duda son elementos que vale la pena incorporar a la decoración interior de la vivienda.