Los reconocimientos jamás serán suficientes. El pasado 26 de agosto la famosa revista musical Rolling Stone eligió al tema A day in the life como la mejor canción de los Beatles en la historia.

La revista, que considera a los Beatles como el “mejor grupo de todos los tiempos”, destacaba, en palabras del músico británico Elvis Costello (quien era de los mejores amigos y fan de la banda), la calidad y excelencia de las composiciones de John Lennon, Paul McCartney y George Harrison, de los que resaltaba su madurez y crecimiento que se notaban en cada álbum del llamado también Cuarteto Liverpool.

The White Album, de 1968

1967 fue un año de reflexión y desasosiego para los integrantes de los Beatles. Su productor, y genio que los llevó a la fama, Brian Epstein, falleció el 27 de agosto víctima, al parecer, de una sobredosis de drogas. Este acontecimiento causó un gran impacto en la banda no sólo por el sentimiento de haber perdido a un amigo, sino también porque se había ido el encargado de manejar toda la situación empresarial y financiera del grupo, lo que a la larga repercutió a grado tal que fue uno de los principales factores para la desaparición del cuarteto.

Por otra parte, ese mismo año los Beatles tuvieron la oportunidad de viajar junto con otras personalidades de la música y el cine a la India, para experimentar la meditación trascendental de la mano del gurú Maharishi Mahesh Yogi. Durante ese periodo, los ayunos constantes y la meditación diaria no fueron obstáculos para que Lennon, McCartney y Harrison dejaran de hacer música. De hecho, todos los temas creados en la India fueron la base de enigmático “White Album” lanzado en noviembre de 1968 ya con el nuevo sello de la casa productora del cuarteto, Apple.

El “White Album” es uno de los discos más trascendentales del Cuarteto Liverpool por varios factores. De entrada es el único álbum doble en la historia de la banda, pues contiene 30 canciones. Para algunos llegó a ser una producción 'desordenada' por la variedad de ritmos que contiene. Sin embargo, para la crítica especializada de la época fue una excelente recopilación del genio creativo de cada uno de los miembros del cuarteto. Al escucharlo, se pueden palpar diferentes estados de ánimo y observaciones de lo vivido en su entorno y su vida privada.

Cómo nace el tema Dear Prudence

Uno de los temas que llaman la atención de esta producción es, sin duda, Dear Prudence (Querida Prudencia) escrita por John Lennon, no sólo por ser una de sus más grandes creaciones musicales sino también por su fuente de inspiración para componer el tema.

La anécdota menciona que en su estancia en el curso de meditación trascendental en la India, John Lennon conoció a Prudence, hermana de la célebre actriz de la época Mia Farrow. La mezcla de meditación y algunos alucinógenos hizo que la chica entrara en un estado de 'meditación extrema', al grado de encerrarse en su cabaña y no salir, pues creía que así encontraría a Dios más rápido. Esta situación inspiró a John Lennon para componer este tema y motivarla a salir de su encierro. La traducción de la letra lo muestra claramente:

Querida Prudence,

¿No quieres salir a jugar?

Querida Prudence

Saluda al nuevo día,

El sol está alto, el cielo está azul,

Es hermoso y tú también lo eres…

Querida Prudence,

Abre bien los ojos,

Querida Prudence,

Mira los cielos soleados,

Hay poco viento, los pájaros cantarán

Que tú eres parte de todo…

Querida Prudence,

Déjame verte sonreír,

Querida Prudence,

Como una niña pequeña,

Las nubes formarán una cadena de margaritas,

Así que déjame verte sonreír otra vez…

El tema Dear Prudence resulta significativo por muchos factores; además de lo emotivo en la letra de Lennon, resalta la guitarra, que de acuerdo a Héctor Sánchez en su artículo 'La cara oculta de las canciones: Dear Prudence, la canción de autoayuda de los Beatles', fue una inspiración del cantautor de la época, Donovan, quien se encontraba con la banda en la India. Por otra parte, la ejecución de la batería fue una aportación de Paul McCartney, pues Ringo había dejado la banda por una crisis existencial.

The Beatles, sinónimo de creatividad e ingenio

De acuerdo con los expertos, la creatividad es un subconjunto de la inteligencia compuesta de funciones que facilitan la imaginación, el diseño, la invención entre muchas otras. The Beatles es uno de los mejores ejemplos de ese concepto, pues fueron capaces de convertir en música todas aquellas experiencias de vida e incluso la explotación máxima de su mente cuando entraron al mundo de las drogas. 

Es por ello que sus canciones continúan trascendiendo hasta nuestros días. No hay un momento de la vida de las personas que no pudiera venir acompañada de un fondo musical compuesto por el Cuarteto Liverpool, de ahí que después de 46 años el tema Dear Prudence signifique mucho para los amantes de la música beatle.