Las iniciales LGTB designan al grupo compuesto por "Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales". Sin embargo, dentro de los colectivos de reivindicación de derechos para las personas con preferencias sexuales "no tradicionales", también se engloban otros individuos, como los travestis o los intersexuales.

Mientras en los países más desarrollados la homosexualidad va siendo aceptada poco a poco, a la transexualidad y a la bisexualidad les queda mucho por recorrer. Entre tanto intersexuales, pansexuales o incluso asexuales son grandes desconocidos para la mayoría de la sociedad. Una tipología básica de preferencias sexuales.

Gays y lesbianas, pioneros en la integración

Los hombres homosexuales, que se sienten atraídos hacia otros hombres, han sido siempre la cabeza visible de la lucha de este colectivo y, al mismo tiempo, los más "fáciles" de aceptar en sociedades tradicionales. No en vano el colectivo LGTB comenzó siendo conocido como "activismo gay".

Aunque siempre unidas en la misma frase a los homosexuales varones, las lesbianas u homosexuales femeninas tienen preocupaciones diferentes a los gays, quizás porque a su condición de mujeres, que siguen siendo discriminadas en muchos ámbitos, se une el tener una inclinación sexual no tradicional. Por ello su visibilidad e integración apenas está comenzando, aunque en los países donde se ha legalizado el matrimonio homosexual -como España, México o Argentina- ellas, obviamente, tienen los mismos derechos.

¿Todos somos bisexuales?

A pesar de que está de moda pregonar la atracción tanto por hombres como por mujeres -véase Angelina Jolie o Nelly Furtado, o incluso el candidato a Premio Nobel de Medicina Umberto Veronesi, que dijo que en el futuro todos seremos bisexuales- los integrantes de este colectivo llevan décadas de lucha por sus derechos y son a veces ninguneados dentro del movimiento LGTB.

En ocasiones vistos como "indecisos", la bisexualidad en realidad "es la orientación/preferencia sexual que consiste en la atracción erótica y/o afectiva por más de un sexo y/o género, mujeres, hombres y/o personas transgenéricas", según la definición del blog OpciónBi.

Transexuales, la lucha por dejar de ser enfermos

Dentro de las llamadas "identidades trans" se encuentran los travestis, quienes se visten e intentan tener la apariencia del sexo opuesto, y los transexuales o transgénero, que han nacido en un cuerpo que no se corresponde con su identidad sexual mental. Es decir, una mujer transexual nació hombre, y un varón transexual nació mujer, y es por ello que la mayoría intentan someterse a la cirugía de reasignación sexual.

Aunque incluidos en la denominación tradicional LGBT, algunos transexuales dicen verse discriminados dentro del mismo colectivo, por lo que hay quienes se integran en asociaciones de gays y lesbianas y quienes prefieren tener sus propias organizaciones. Hoy, este colectivo lucha sobre todo por la despatologización de la transexualidad, calificada actualmente como enfermedad por la psiquiatría.

Intersexuales o hermafroditas, mutilados de nacimiento

Recientemente, se está empezando a incorporar a las siglas LGBT la letra "I", que representa a los intersexuales o personas que han nacido con los dos sexos y los que normalmente se les practica cirugía al nacer para que crezcan y sean criados como niñas "incluso cuando puede que no se sienta como tal", según el blog español de la Organización Internacional de Intersexuales.

Los intersexuales piden que la sociedad deje de pensar en el ser humano como un ser con "sexo binario", es decir, hombre o mujer, y que se reconozca su existencia y se les deje elegir su género, que no tiene por qué encuadrarse en los cánones tradicionales.

Pansexuales u omnisexuales, aman a más de dos sexos

Los pansexuales, al igual que los intersexuales, no creen que el ser humano se divida entre hombres y mujeres, sino que hay otros géneros que no se encuadran en estos, como los intersexuales o los transexuales. De acuerdo con el blog especializado EneHache, la pansexualidad es una orientación sexual "caracterizada por la atracción potencial estético, el amor romántico y el deseo sexual de nadie". Es esto lo que los distingue de los bisexuales, que se sienten atraídos tanto por hombres como por mujeres según el concepto común de género.

"Heterosexualidad significa que te sientes atraído por el sexo opuesto. Homosexualidad significa que te sientes atraído por el mismo sexo. Bisexualidad significa que te sientes atraído por ambos sexos. La pansexualidad va más allá de todos estos desechando la idea de que el género se limita a estos polos opuestos, e invita a la apreciación de todos los individuos como individuos y no necesariamente como simples subconjuntos de tipos de cuerpos", dice un usuario de la página I_am_pansexual.

Asexuales, no están interesados en el sexo

La asexualidad se define porque la persona no se siente atraída por ningún género, sea tradicional o no. Algunos se consideran discriminados, y son normalmente los que participan del activismo LGBT, mientras que otros se sienten simplemente desconocidos y prefieren optar por sus propias vías para aumentar su visibilidad y dejar de ser vistos como "raros".

En los colectivos LGBT también hay, a veces, heterosexuales, los llamados "heteroalidados", que defienden los derechos de este colectivo.

Así que, a pesar de que gays y lesbianas son los más visibles, hay un amplio espectro de preferencias tanto dentro como fuera del movimiento LGBT (ya que también hay personas que no se identifican con estos colectivos), e incluso individuos que rechazan ser etiquetados bajo cualquier término. Sea como sea, cada día luchan por alcanzar plenos derechos, visibilidad y, sobre todo, su normalización en la sociedad.