"Me siento pequeña y mona: En realidad no soy nada pequeña ni muy mona tampoco, pero la feminidad conspira para hacerme sentir que sí lo soy. Mi blusa y mi falda recién planchadas son ligeras y brillantes. Mis zapatos hacen que mis pies parezcan más delicados de lo que en realidad son, además de darme una sensación de vulnerabilidad que no me desagrada en absoluto. Cuando salgo a la calle me siento conscientemente preparada para los elogios del mundo, de una forma en que nunca he sentido como hombre."

Versión cinematográfica

Este es el testimonio de Lili Elbe, conocida por ser la primera transexual del mundo y cuya historia quedó inmortalizada en la novela La chica danesa, de David Ebershoff (Anagrama). Aunque fue publicada en el año 2000, es ahora cuando se encuentra de plena actualidad, ya que el director de cine Anand Tucker está preparando la versión cinematográfica, con Nicole Kidman y Charlize Theron como pareja protagonista.

La historia no puede ser más jugosa. Lili Elbe (a la que interpretará Kidman) nació con el nombre de Einar Wegener en 1886, en Dinamarca. Cuando aún era un joven estudiante de pintura, se casó con otra artista llamada Gerda (Theron en la pantalla). Durante años, ambos compartieron estudio en Copenhague, aunque era él quien acumulaba fama y prestigio. Su rutina cambió el día en que a Gerda, especializada en retratos femeninos, le falló una modelo y pidió a su esposo que se pusiera unas medias y un vestido para poder terminar un cuadro.

Cinco cirugías para cambiar de sexo

Einar accedió, descubriendo que se sentía extrañamente bien bajo la suavidad de la seda que cubría sus piernas. Y así fue como, del interior de Einar, fue surgiendo una muchacha a la que la pareja bautizó como Lili Elbe. Tiempo después, se mudaron a París, donde Lili iba y venía libremente sin que nadie se diera cuenta de que era, en realidad, un hombre. Sólo los íntimos sabían la verdad. Para el resto, se trataba de “la hermana de Einar”.

Tras sucesivas cirugías en una clínica de la Alemania previa a la II Guerra Mundial, Einar se transformó en Lili a los ojos del mundo. El caso se hizo tan famoso que el rey de Dinamarca corrió a anular su matrimonio con Gerda. Sin embargo, la quinta y última cirugía era demasiado ambiciosa: pretendieron implantarle un útero para que pudiera ser madre, pero Lili murió poco después a causa de complicaciones postoperatorias. Era el año 1931.

La novela de David Ebershoff

Muchas décadas después, el joven escritor David Ebershoff encontró sus notas autobiográficas (recogidas en el libro de Niels Hoyer, Man into Woman) en la Biblioteca Pública de Nueva York, y concibió una historia basada en la vida de Einar/Lili y Gerda. Así nació La chica danesa, con la que el autor pretendía “debatir la identidad sexual, el propio deseo y los estereotipos culturales y sociales", según declaró en una entrevista al diario El País. En la ficción, Gerda aparece con el nombre de Greta y es de nacionalidad norteamericana. Este es sólo uno de los muchos datos que no concuerdan con la realidad, ya que el libro es una narración totalmente inventada a partir de unos datos biográficos reales.

Lili, la inspiración de Gerda

Se trata de una bellísima e inquietante novela, repleta de hondura psicológica y descripciones preciosistas, que sabe transmitir con sencillez un proceso que sin duda debió de ser muy complejo: el “nacimiento” de Lili, que paradójicamente fue posible gracias a la iniciativa y el apoyo incondicional de Gerda, quien amó profundamente a la persona que primero fue su esposo y luego llamaba “mi pobre y pequeña Lili”.

Y mientras Einar murió como artista al transformarse en mujer (nunca volvió a interesarse por la pintura), Gerda floreció al encontrar en Lili el motivo pictórico que la apasionaba. La retrató una y otra vez, alcanzando así el éxito de crítica y ventas que nunca antes había logrado. Cuando Lili murió, Gerda contrajo matrimonio con un oficial italiano y se trasladó a Marruecos, pero sin Lili como musa, su carrera no tardó en marchitarse. Murió en 1940.