A la hora de afrontar una entrevista de trabajo hay muchas cosas que se han de tener en cuenta. No solo la ropa que se lleve a la entrevista es importante, sino que hay multitud de detalles que aunque al candidato le puedan parecer irrelevantes tienen muchísima importancia. Una de estas cosas es lo primero que se hace al ir a una entrevista: dar la mano.

Estrechar la mano en una entrevista de trabajo

Una vez el currículum vítae (ya sea un currículum europeo, un currículum funcional o un currículum cronológico) ha funcionado y se llega a la entrevista de trabajo hay muchas formas de dar la mano, pero solo una es correcta. Por lo que conviene conocer cuál es y cómo llevarla a cabo, además de recordar que la única forma de estrechar correctamente la mano con el entrevistador es llevando una mentalidad positiva a la entrevista de trabajo.

la mano de pez y la mano de hierro

Resulta francamente desagradable tender la mano a una persona y que ésta te la estreche con languidez, dejando “la mano muerta”. Es lo que se conoce como mano de pez y es una pésima manera de comenzar una entrevista de trabajo, ya que denota desgana, timidez y falta de resolución, características todas ellas que nadie busca al crear una oferta de trabajo.

Saludar en una entrevista de trabajo

Otro aspecto importante a tener en cuenta a la hora de estrechar la mano, ya sea durante una entrevista de trabajo o simplemente al ser presentados a alguien, es la inclinación de la mano al hacerlo. Como siempre, en el punto medio está la virtud.

¿Cómo se debe dar la mano en una entrevista?

La forma ideal de dar la mano es aquella en la que la mano extendida es perpendicular al suelo: ambos interlocutores quedan en igualdad de condiciones, ninguno impone y ninguno cede. De este modo, lo que el apretón de manos está diciendo es “soy una persona madura, segura de mí misma que te reconoce como a otra persona madura con la que formar una sociedad en la que ambos salgamos ganando”.

De hecho, esa es la actitud que se debe mantener a lo largo de toda la entrevista, y si bien hacerlo de este modo no garantiza obtener el puesto de trabajo, sí que allana en gran medida el camino para comenzar la entrevista de una forma relajada y, en definitiva, causando una excelente primera impresión.