La ópera prima de Daniel Sánchez Arévalo consiguió el Goya al mejor director novel, y por ello, muchas miradas están puestas en su nueva película. Gordos es un film a caballo entre la comedia y el drama, que parece afianzarse como el estilo del director, pero sorprende, pues muestra unas historias muy complejas.

El director de cine, madrileño de 39 años, después de participar en el guión de series televisivas como Farmacia de Guardia, Querido Maestro u Hospital Central, se ha hecho un nombre en el cine español con tan sólo dos películas.

Gordos, con unas decena de días en cartel, fue preseleccionada para optar al oscar a película de hablo no inglesa, pero finalmente no fue elegida. El baile de la victoria, de Fernando Trueba, se hizo con la mayoría de los votos.

"Nos bombardean con la gripe A, pero la enfermedad del siglo XXI es la obesidad", declaró el director en vísperas al estreno, cuya fecha se fijó en el 11 de septiembre. No obstante, la gordura no es para nada el tema central de la película, sino que sirve de metáfora para poner sobre la mesa los problemas humanos y personales.

Gordos se presenta como "pizza, helado, chocolate, dulces, calorías, muchas calorías. Y es culpa, deseo, miedo, ilusión, sueños, sexo, familia y amor. Es alegre, optimista, tremendista, amarga, tierna, dura, ligera, profunda. Es una comedia. Es un drama. Es un compendio de contradicciones. Como la vida misma". Muchas sorpresas en la pantalla.

El esperado retorno se retrasó por las dificultades del rodaje, que se tuvo que realizar en cinco fases a lo largo de diez meses, dado que algunos actores tuvieron que engordar mucho para hacer el papel. Uno de ellos, Antonio de la Torre, llegó a ganar 33 kilos.

Engordar era un primer paso para afrontar este film, de historias personales que son contadas en una terapia de grupo para personas obesas y cuyo tema principal, la obesidad, no es más que una excusa para sacar a flote las contradicciones humanas.

Este film toca temas sociales sin pretención de dar lecciones y muestra una realidad muy particular, de una manera muy mordaz. Alejado de la fantasía, la ciencia ficción o el más puro cine de acción, este film es un espejo de los valores que Arévalo entiende que existen en la sociedad española.

Caras y temas conocidos

En el reparto elegido, destacan Antonio de la Torre, que se llevó el Goya a mejor actor de reparto por AzulOscuroCasiNegro; Raúl Arévalo, también presente en la primera obra del director; Verónica Sánchez; Roberto Enríquez; y Pilar Castro.

El director, en su segundo título, se apoya de nuevo en dos temas: sexo y humor, que se ponen al servicio de la historia para hilar el verdadero sentido de la cinta cinematográfica.

Gordos se presenta oficialmente como una “comedia sobre los excesos y las carencias de la vida”, una reflexión más sobre la sociedad y un punto de vista diferente. Por eso,para muchos será eso, una forma de ver la vida y plasmarla en la pantalla, y en esto, jugará un papel muy importante el nombre del director de la película.

También juega con el reto de que se compare con la ópera prima, que triunfó entre público y crítica, y eso muchas veces modifica la forma de medir. Lo que queda claro es que Daniel Sánchez Arévalo es una buena razón para afirmar que el cine español no está en crisis, dado que su cinta cinematográfica está a la altura de otras de nivel internacional.

De lo que no se puede dudar es que este nombre se ha colado entre lo alto del cine español y seguirá dando mucho que hablar.