Los cursos de verano en México surgen para solventar una necesidad, cada vez más creciente, por parte de los padres de familia los cuales tienen que trabajar en este periodo y no tienen un lugar en dónde ubicar a sus hijos.

Empezaron a generarse desde hace más de 20 años y una de las instituciones iniciadoras fue la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México, su objetivo principal era llevar la ciencia a los más pequeños mediante experimentos y aprendizaje significativo.

En México el periodo vacacional para este 2010 es del 10 de julio al 23 de agosto.

Objetivo de los cursos de verano

Permitir que los niños aprendan cosas nuevas, socialicen, se diviertan y convivan con otros infantes de su misma edad de manera segura durante el tiempo de las vacaciones de verano. Nunca debe de percibirse como un rechazo de parte de los padres, ya que la principal actividad en este tiempo de asueto, es la convivencia y unión con la familia.

Clasificación de los cursos de verano

  • Formales: son aquellos dedicados a la regulación en el aprovechamiento de alguna materia o bien el aprendizaje de un nuevo idioma. Son todos aquellos cursos considerados como especializados o dedicados a experimentos de ciencia.
  • Medianamente formales: son todos aquellos cursos considerados como técnicos, como por ejemplo, clases de danza, reciclaje o cocina estos últimos son muy bien aceptados.
  • Informales: son aquellos en los cuales solo se busca el entretenimiento y diversión. En esta categoría se incluyen los cursos de verano deportivos.
Leer el artículo completo

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII