Todos hemos tenido el gusto de viajar en un vehículo, cada uno de los cuales presenta características diversas que nos brindan comodidad y efectividad en el transporte. Pero, ¿qué sucede cuando decidimos ponernos al volante y tomar el mando? ¿Y más aún si es la primera ocasión que se hace?

Al momento de sentarse en el lugar del piloto de un carro, encontrará los diversos dispositivos que a pesar de conocerlos, no sabe la forma correcta de utilizarlos. Ver tantos botones, palancas, pedales y espejos, deja estupefactos a los futuros conductores. Y aunado a lo anterior, al salir a las calles habrá un mundo de carros en movimiento, exigiendo, por tanto, una gran concentración, coordinación en los movimientos y, sobre todo, paciencia.

La adrenalina, que se produce en exceso, recorre cada una de las terminaciones nerviosas, al tiempo que libera gran cantidad de neurotransmisores (inhibidores o excitadores), generando un corto circuito del sistema nervioso, dando origen a un bloqueo mental.

Partes principales para el manejo

Lo primero para aprender a manejar es controlar los nervios y concentrarse en lo que estamos por realizar; de esta manera se evitará la sobreproducción de neurotransmisores y el organismo del sujeto trabajará acorde a las necesidades.

Entre los artefactos más comunes a encontrar, y los cuales son indispensables, para el funcionamiento del vehículo están:

  1. El volante: a los lados presenta dos palancas. La de la izquierda, es usada como direccionales de viraje (también utilizadas para señalar que se rebasará a otro conductor). Al moverla hacia arriba indicamos vuelta a la derecha; al tirar hacia abajo: vuelta a la izquierda.
  2. Los pedales, que se encuentran en la parte inferior al volante y de izquierda a derecha son el embrague (también conocido como clutch), el freno y el acelerador.
  3. La palanca de cambios de velocidades: se ubica al lado del asiento del piloto (antes de utilizarlo, deben verificarse las direcciones de acción de cada potencia, ya que estás cambian acorde al modelo y versión del carro).
  4. Espejos (3): Ubicados a la derecha e izquierda en la parte exterior de la máquina y uno en el interior del carro (también llamado retrovisor).
  5. Un poco delante del volante están los tableros. Los más importantes son los que indican el nivel de combustible, temperatura y el velocímetro (que indica la velocidad).

Como iniciar la marcha

Para encender el vehículo hay que tener en cuenta algunas recomendaciones:

  1. El pie izquierdo tomará control del embrague.
  2. El pie derecho controlará el freno y el acelerador.
  3. La mano izquierda siempre colocada al volante (para mantener la estabilidad) mientras la derecha se destinará a los cambios de potencia. Sin embargo, es básico llevar ambas manos al volante mientras se conduce.
Considerando lo anterior, se presiona a fondo el embrague y se aplica un poco de tensión al freno (para tal momento, la llave debe estar insertada en la parte posterior del volante y se gira). Tras ello, el auto ya estará encendido (la palanca de velocidades debe estar en primera o en punto neutro). Después:

  1. Poner la marcha en primera potencia. Para ello, se mantiene el embrague a fondo, se suelta el freno y presionar el acelerador levemente al tiempo que se deja de presionar el primer pedal.
  2. Una vez alcanzados los 10 Km/h aproximadamente, enviar el embrague hasta el fondo, soltar acelerador, y seleccionar la segunda velocidad en la caja de velocidades. Dejar de presionar el embrague (no de golpe) y suavemente se retoma el acelerador. Estas acciones deben realizarse con rapidez y con cuidando de no perder el control del volante.

Cambio de velocidades y detener el auto

Para el cambio de velocidades es necesario siempre presionar el embrague a fondo y realizar lo estipulado en el paso dos del párrafo anterior (siempre y cuando esta modificación en la potencia del vehículo sea de menor a mayor y considerando los rangos válidos para cada una de ellas, con la finalidad de no forzar al motor).

Por otro lado, en el momento de reducir velocidades, será necesario el uso del freno. Siempre se cuidará frenar lo suficiente, presionar el embrague, retirar el pie del freno, realizar el cambio requerido y retomar el acelerador con delicadeza.

Para detener el auto, ya sea total o parcialmente, se habrá de:

  1. Presionar el embrague a fondo, retirar el pie del acelerador y presionar el freno hasta llegar al alto. Esto es, en caso de parar temporalmente (por ejemplo: ante un semáforo). Para retomar la marcha es necesario hacer el cambio de la palanca de cambios a primera.
  2. Para apagar completamente el vehículo, se han de tomar las consideraciones del punto anterior, agregando girar la llave hacia el lado contrario del usado para encender el motor.

Recomendaciones y consideraciones finales a la hora de manejar

Algo importante a tener en cuenta, es tener calma y paciencia. La práctica brindará mayor habilidad en la coordinación de los movimientos y la concentración mejorará con el tiempo.