Las Fresas sólo necesitan un clima templado para crecer sin problemas, siendo fáciles de cultivar en pequeños huertos o macetas ubicadas en terrazas o balcones. A los niños les encanta recolectar diariamente tres o cuatro piezas.

Lo ideal para plantar en macetas es que el suelo sea ligeramente ácido, con un buen drenaje, pues si se estanca el agua alrededor de las raíces causaría inmediatamente su putrefacción. Si se cultivan los fresales en arriates en el huerto, resulta práctico levantar un poco el terreno por el mismo motivo. Para obtener una rica cosecha es imprescindible abonar bien en el otoño, aplicando un abono orgánico como estiércol o un granulado de estiércol seco.

Se debe regar diariamente, sobre todo en la época de floración. Las jardineras deberán estar en un lugar soleado y no expuesto al viento y si el invierno es muy duro se meterán en el interior hasta la llegada de la primavera.

Es originaria de América y nos llegó con los primeros colonos de Virginia (EEUU). Llegó a España en el siglo XIX.

Las fresas españolas tienen fama de tener una máxima calidad y son muy demandadas por el resto de países europeos. Huelva es la provincia Española, que cultiva las fresas y los fresones de forma masiva, con una gran calidad y son las más demandadas, aunque también se cultivan en Cataluña, Valencia y Extremadura, pero en menor proporción.

Propiedades medicinales de las fresas

  • Diuréticas y antirreumáticas. Las hojas y las raíces poseen componente que eliminan los líquidos, por lo que la infusión de estas hojas y raíces ayudan en tratamientos de gota, obesidad y artritis.
  • Colesterol. Posee gran cantidad de ácido ascórbico, así como de lectina y pectina, componentes que ayudan a reducir el nivel de colesterol en sangre.
  • Antinflamatoria. Las fresas contienen cerca de 30 componentes antinflamatorios, de los cuales destacan el ácido salicílico, ascórbico, clorogénico, oleico y linoleico, a la vez que contiene flavonoides y minerales, por lo que la infusión de sus hojas es recomendable para la inflamaciones del intestino.
  • Astringente. Su contenido en taninos la hace muy recomendable como astringente tomada en infusión de sus hojas.
  • Antiacné. Por su capacidad antibacteriana se recomienda en mascarilla mezclada con miel para paliar el acné.

Las fresas como aliadas para perder peso

La fresa es una fruta que contiene muy pocas dosis de azúcares por lo que su aporte calórico es muy bajo. Esta cualidad la convierte en una fruta ideal para cualquier dieta de adelgazamiento, así como un aliado de las personas que padecen diabetes. A esta cualidad debemos sumarle su alto poder diurético.

La fresa actúa como un potente depurativo del organismo ayudando a eliminar toxinas y evitando la acumulación de líquidos. A esta labor contribuyen sus altas dosis de fibra que ayudan a eliminar los residuos orgánicos.

La fresa contiene un 91% de agua y sólo 30 kcal cada 100 g, por lo que es ideal para realizar dietas, pues también aportan un 7% de hidratos de carbono, indispensable para la energía del cuerpo. También poseen potasio, calcio y fósforo entre otros componentes y un ínfimo aporte de grasas, tan sólo un 0,37%.

Alguno postres rápidos con fresas

  • Batido de fresa y plátano. Se coloca en la batidora 1 yogurt natural, 2 plátanos, 250 g de fresas, azúcar y el zumo de 1 limón. Se bate todo y se enfría antes de servir.
  • Fresas con chocolate y almendras. Fundir chocolate y dejarlo algo espeso, verter sobre las fresas enteras, echar las almendras troceadas y quedarán adheridas a las fresas como crocante. Dejar enfriar.
  • Fresas con zumo de naranja. Se prepara un zumo de naranja natural, se cortan unos plátanos a rodajas y se mezcla todo con las fresas añadiendo un poco de azúcar. Dejar reposar una hora.
  • Fresas con leche. Ponemos en la batidora la leche y algunas fresas para darle color y se añade un poco de azúcar. Se cubren las fresas y se deja reposar una hora.